•   Hebrón, Cisjordania  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Las fuerzas israelíes llevaron a cabo el miércoles una gran operación contra el sector mediático palestino en toda Cisjordania, cerrando empresas a las que acusan de contribuir a la violencia proporcionando sus servicios al movimiento islamista Hamas, enemigo de Israel.

Las redadas realizadas al amanecer en las principales ciudades de la Cisjordania ocupada parecen constituir una de las mayores operaciones de este tipo desde hace tiempo, pese a que el ejército israelí efectúa registros regularmente en los locales de radios o televisiones palestinas acusándolas de propagar el odio a los israelíes.

El ejército y la seguridad interior (Shin Beth) golperon menos de 24 horas después del anuncio por el gobierno israelí de Benjamin Netanyahu de que no negociará con un gobierno de unidad palestino que incluya a Hamas si este último no entrega las armas, no renuncia a la violencia y no reconoce a Israel.

El ejecutivo israelí no anunció ninguna medida de retorsión concreta contra la reconciliación entre los dos grupos palestinos rivales, uno de los cuales (Fatah) controla la Autoridad Palestina reconocida como interlocutor por Israel, mientras que le otro (Hamas) es considerado por el Estado hebreo como una organización terrorista.

'Proteja a su familia'

De madrugada, las fuerzas israelíes se presentaron en las oficinas de empresas de producción y otras compañías mediáticas en Ramalá, Hebrón, Naplusa y Belén.

Pegaron en las puertas de al menos dos sociedades órdenes de cierre que advertían, en árabe: "no aporte su apoyo al terrorismo o a las incitaciones al odio. Así conservará su trabajo y protegerá a su familia".

Ocho empresas fueron registradas, informó en Facebook el general Yoav Mordechai, a la cabeza de una unidad que coordina parte de las actividades israelíes en los territorios palestinos. Se las acusa de proporcionar servicios a Al Aqsa TV y a Al Quds TV, dos canales de Hamas, precisó.

Al Aqsa y Al Quds "difunden permanentemente incitaciones al odio contra el Estado de Israel. No es un secreto para nadie que estos dos canales inspiraron en varios ocasiones a terroristas que atacaron a inocentes", agregó.

Las fuerzas israelíes hicieron cerrar durante seis meses las oficinas en Hebrón de tres empresas de producción Palmedia, Ramsat y Transmedia, dijo a la AFP un responsable del sindicato de periodistas palestinos. Se incautaron de material y detuvieron a dos personas, incluido el responsable de una de estas dos compañías, afirmó.

'Agresión flagrante'

Un directivo de Palmedia negó las acusaciones israelíes.

Su empresa no proporciona ningún contenido a sus decenas de clientes, palestinos, árabes e internacionales, sino únicamente apoyo técnico y humano poniendo a su disposición material, videastas o medios de transmisión, aseguró a la AFP.

El cierre "amenaza la existencia misma de los medios palestinos y su facultad para asumir el deber de llevar la voz de Palestina a través del mundo", afirmó en un comunicado Palmedia, afiliada a la empresa de telecomunicaciones Paltel.

La Autoridad Palestina condenó esta operación "en los términos más firmes".

Esta operación constituye una "agresión flagrante y una violación grosea de todas las reglas internacionales", afirmó Yusef al Mahmud, portavoz del gobierno de la Autoridad.

Las autoridades israelíes denuncian constantemente una cultura que alienta a la violencia en los Territorios Palestinos, responsable según ellas de la persistencia de ataques antiisraelíes.

Las autoridades palestinas les responden imputando la persistencia de la violencia a la ocupación y la colonización israelíes y a la ausencia por culpa de Israel de todo horizonte de resolución del conflicto.