•   Bruselas, Bélgica  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La primera ministra británica, Theresa May, intentará este jueves desbloquear las negociaciones de divorcio con la Unión Europea, en una cumbre de mandatarios en Bruselas, la primera para su par español Mariano Rajoy desde el desafío independentista en Cataluña.

Londres quiere iniciar ya las discusiones sobre las futuras relaciones con el bloque, pero los europeos se niegan a pasar a esa segunda fase sin resolver antes "las prioridades del divorcio": garantizar los derechos de los ciudadanos, saldar la factura del Brexit y la cuestión de Irlanda del Norte.

Aunque el objetivo era autorizar esta segunda fase en la cumbre, los líderes, sin su par británica, decidirán posponer la decisión a diciembre, pero en señal de buena voluntad, autorizarán "discusiones preliminares internas" entre los 27 sobre la futura relación, según un borrador de conclusiones.

No obstante, May no tira la toalla y durante la cena con sus pares este jueves les animará "a hacer avanzar las conversaciones con el objetivo de estudiar la futura cooperación y el período de aplicación" del acuerdo de divorcio para que "estén listos a iniciar esa discusión lo antes posible", según un responsable británico.

Para allanar el camino, May prometió la víspera en Facebook procedimientos "simplificados" para los tres millones de ciudadanos europeos residiendo en Reino Unido. "Queremos que la gente se quede y queremos que las familias se mantengan unidas", agregó la primera ministra.

Cataluña, la invitada silenciosa

Los europeos se enfrentan desde hace meses a su mayor crisis política, con la salida de Reino Unido prevista a finales de marzo de 2019, pero la cumbre se produce en un contexto de tensión en otro país del bloque, España, cuyo gobierno busca frenar la independencia de la región de Cataluña.

El gobierno de Rajoy anunció horas antes de la cumbre que seguirá adelante hacia la suspensión de la autonomía en Cataluña, si bien, según una fuente diplomática, el mandatario español no tiene previsto abordar la cuestión durante la cumbre, salvo que sus colegas le pregunten.

Las instituciones y los líderes europeos han expresado su apoyo a Madrid, considerando que el referéndum es ilegal, si bien el primer ministro belga, Charles Michel, se desmarcó de la posición general criticando la respuesta policial durante la consulta y abogando por una mediación.

Estas declaraciones no sentaron bien en Madrid que convocó al embajador de Bélgica en España por estos "ataques del gobierno belga" que podrían dañar "seriamente" las "relaciones bilaterales" para ambos países", según una carta enviada por el gobierno español, recogió la prensa belga.

Otra fuente diplomática descartó que la situación en Cataluña se convierta en un punto de la agenda de los mandatarios. "Las instituciones se expresaron bastante unánimemente" sobre "este asunto importante para Europa, pero que Europa por el momento no debe tratar", apuntó.

Macron quiere hablar de comercio

Además del Brexit, los mandatarios europeos deben abordar este jueves su política diplomática, con discusiones consagradas al acuerdo nuclear con Irán, amenazado por la posición de Estados Unidos, así como a Corea del Norte y a las relaciones con Turquía.

A petición del presidente francés, Emmanuel Macron, los líderes abordarán también la política comercial de los 28, en un contexto de preocupación en París por el impacto acumulado de los acuerdos comerciales, como el negociado actualmente con los países del Mercosur, en su sector agrícola.

El debate estará animado ya que algunos países consideran demasiado proteccionista la visión comercial de Francia. "No me gusta el enfoque de que debemos frenar las negociaciones de libre comercio", dijo a la AFP antes de la cumbre el primer ministro sueco, Stefan Löfven, para quien "el comercio es bueno para Europa".

La cumbre, que también abordará la política migratoria de la UE, comenzará a partir de las 15H30 (13H30 GMT) en la antigua sala de reuniones, después que la aparición de humos tóxicos en la cocina de la nueva sede obligaran a desplazarla.