•   Beirut, Líbano  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Al menos 16 civiles, 7 de ellos niños, murieron el jueves durante ataques aéreos rusos en la provincia siria de Deir Ezzor, en el este del país, informó la oenegé Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Esta provincia, a mitad controlada por el grupo yihadista Estado Islámico (EI), es blanco de dos ofensivas antiyihadistas distintas: una realizada por el ejército sirio con el apoyo de Rusia, la otra por una alianza kurdo-árabe respaldada por Estados Unidos.

"Los civiles murieron cuando intentaban cruzar el río Éufrates cerca de la ciudad de Bukamal", informó el OSDH.

Las fuentes en las que se basa el OSDH identifican a los autores de los bombardeos en función del tipo de avión, de su localización y de las municiones utilizadas.

El 4 de octubre, el OSDH ya había informado que casi 40 civiles, entre ellos mujeres y niños, habían muerto en un ataque aéreo ruso cuando intentaban cruzar el Éufrates para huir de los combates en la provincia petrolera.

Las fuerzas del régimen sirio apoyadas por la aviación rusa lograron desde hace un mes y medio retomar al EI decenas de localidad y pueblos, pero sobre todo la práctica totalidad de la capital epónima y de la ciudad de Mayadin.

Bukamal es el último gran bastión urbano del EI en Siria. La toma de la totalidad de la provincia de Deir Ezzor pondría fin de facto a la presencia de la organización yihadista más temida del mundo en Siria, a excepción de pequeñas bolsas en el centro del país.