•   Sao Paulo, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Fiscalía de Sao Paulo anunció hoy que le encomendó a un grupo de especialistas un laudo pericial para establecer el valor nutritivo de un polémico suplemento alimenticio que la Alcaldía de la mayor ciudad de Brasil pretende distribuir entre estudiantes de escuelas públicas.

El programa para supuestamente mejorar la alimentación de los estudiantes y combatir el hambre en la mayor ciudad suramericana es blanco de una intensa polémica debido a que el suplemento será elaborado con alimentos donados por empresas interesadas en deshacerse de productos con plazo de validad a punto de vencer.

El alcalde de Sao Paulo, el empresario Joao Doria, considerado un posible candidato presidencial del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), alega que el granulado servirá como un "complemento" de la alimentación ofrecida en las escuelas públicas y también puede ser distribuido a la población de baja renta.

La polémica medida ya ha llegado a la calles, pues un grupo de manifestantes se congregó hoy en la Avenida Paulista, en el corazón financiero de la ciudad y sede de bancos, consulados y museos, para protestar con esa política.

Madres y padres portaron carteles en los que se podía leer "por una comida escolar digna", "más verduras y menos ración" o "queremos comida de verdad", y como ejemplo trajeron piezas de fruta en cestos.

Los críticos del proyecto se refieren al suplemento como "comida para perros" o "ración humana" debido a que el granulado conocido como "farinata" fue presentado inicialmente como pequeñas bolitas que remiten a los alimentos vendidos para animales.

Por su parte, el Consejo Regional de Nutrición de Sao Paulo asegura que el suplemento no tiene valor nutritivo y que atenta contra el derecho humano a una adecuada alimentación.

El alimento se comenzó a distribuir a partir del mes de octubre en las escuelas. Foto: Archivo / END.Ante la intensa controversia, el Ministerio Público de Sao Paulo decidió abrir un proceso de "seguimiento" con el fin de evaluar el suplemento, determinar su valor nutritivo y establecer si se justifica o no su distribución en las escuelas públicas, algo que Doria pretende poner en marcha este mismo mes.

La Promotoría de los Derechos Humanos en Sao Paulo adelantó que puede recomendar la prohibición de la distribución del producto en caso de que sus beneficios nutricionales no sean comprobados.

"El proceso abierto no tiene la intención de prohibir por ahora la distribución del suplemento. Tan sólo queremos saber cuál es su contenido y si tiene valor nutricional", explicó el promotor de Derechos Humanos de Sao Paulo, José Carlos Bonilha, al negar que se trata de una investigación contra la alcaldía.

La polémica sobre el asunto también obedece a que el proceso para deshidratar alimentos a punto de vencer y transformarlos en la "farinata" fue desarrollado por una poco conocida organización no gubernamental llamada Plataforma Sinergia, que obtendría los derechos para distribuir el alimento sin tener que disputar una licitación pública.

Los críticos también cuestionan las exenciones fiscales que Doria prometió para los supermercados y empresas dispuestos a donar alimentos con fecha de caducidad próxima a vencer o que no están aptos para la distribución en el comercio.

Plataforma Sinergia alega que el proceso de transformación del alimento permite mantener las propiedades nutricionales de los productos y elevarles la vida útil, pero la organización no gubernamental reconoce que no tiene capacidad para producir el granulado en alta escala.

Uno de los defensores del proyecto es el arzobispo de Sao Paulo, Odilio Scherer, quien ha solicitado que la polémica no sea politizada y convertida en una campaña contra Doria, ya que "quien será perjudicado es el pobre, el hambriento".

Según la alcaldía, la mayor ciudad de Brasil desperdicia diariamente 160 toneladas de frutas y verduras que no se venden en los mercados públicos y que podrían ser aprovechados para elaborar el suplemento.