•   La Paz, Bolivia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de Bolivia, Evo Morales, acusó hoy a Chile de intentar "torcer la historia" sobre la centenaria reclamación marítima boliviana, al recordar la fundación de un puerto que era parte del territorio perdido por el país andino en la llamada guerra del Pacífico, en 1879.

En un acto en Cochabamba (centro), Morales recordó que el 22 de octubre de 1868 se fundó el puerto de Antofagasta sobre el océano Pacífico en la zona de Mejillones, actual territorio chileno.

"Casi diez años después, el 14 de febrero de 1879 empieza la invasión de Chile (a Bolivia). Ahora los chilenos cada 14 de febrero festejan, implícitamente reconocen que el puerto de Antofagasta era de los bolivianos, porque antes no había ninguna fiesta", señaló.

El gobernante boliviano reiteró en que en 1879 en realidad no hubo guerra, sino un invasión de Chile al territorio costero boliviano, ya que la primera resistencia de Bolivia se produjo el 23 de marzo de ese año, casi un mes después de la "invasión" de tropas chilenas a Antofagasta.

"Chile trata de torcer la historia, sin embargo no puede, si cada 14 de febrero festeja en Antofagasta, está reconociendo que ese puerto era de los bolivianos", insistió.

Bolivia perdió ante tropas chilenas 400 kilómetros de costa y 120,000 kilómetros cuadrados de territorio en la guerra del Pacífico.

El Gobierno de Morales presentó en 2013 una demanda en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya para reclamar un fallo que obligue a Chile a negociar en firme la reclamación boliviana de una restitución del acceso soberano al Pacífico, sobre la base de las ofertas que hicieron varias autoridades de ese país.

Chile descarta tal posibilidad alegando que un tratado firmado en 1904, 25 años después de la guerra, resolvió todos los asuntos fronterizos pendientes entre ambos países.

Morales ratificó hoy que Bolivia decidió llevar el asunto a la CIJ por la "política de dilación" de las autoridades chilenas, quienes, según dijo, "hacían creer" a sus pares bolivianas que el asunto se iba a resolver, lo que no ocurrió.

Según el mandatario boliviano, "a Chile no le gusta que haya una estabilidad política, menos un crecimiento económico" en Bolivia y por ello "siempre" participó en "conspiraciones junto al imperio" para que el país andino fracase.

Mencionó, por ejemplo, que el 70% del contrabando que ingresa a Bolivia lo hace por territorio chileno y cuestionó que la nación austral no pueda frenar esa actividad ilícita.

"Cómo con semejante gendarmería, militares que están concentrados en la frontera con Bolivia no pueden controlar el contrabando ellos. Claro, ellos ganan y nosotros perdemos, es una nueva forma de agresión económica de los gobiernos chilenos", agregó.