•   México  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, reconoció hoy la oportuna y eficaz respuesta del sector salud ante la emergencia por los terremotos que en septiembre pasado que dejaron 471 víctimas fatales en el centro y sur del país.

La respuesta del sector salud para atender a los heridos y controlar los riesgos de brotes epidémicos fue "amplia, oportuna y eficaz", declaró Peña Nieto durante la celebración del Día del Médico en Ciudad de México.

Ante representantes del sector, el mandatario hizo un reconocimiento extenso al trabajo de más de 31.000 médicos, enfermeros, psicólogos y personal de salud en los estados más afectados por los sismos del 7 y 19 de septiembre, con más de 225.000 atenciones.

El presidente dijo que estas atenciones y la presencia de los doctores en las comunidades permitió que se garantizaran los servicios de salud "en los momentos críticos", además de que llevaron "aliento y esperanza" a los damnificados.

Hizo un reconocimiento especial a los muchos equipos médicos que tomaron "la valiente decisión" de no cancelar cirugías en el momento de los sismos y continuaron hasta completarlas con éxito y preservar la vida de sus pacientes.

Destacó la decisión de los institutos médicos del estado y de los hospitales del Ejército, la Marina, Petróleos Mexicanos (Pemex) de abrir sus servicios sin restricciones para todos los mexicanos durante la emergencia.

"El trabajo conjunto reafirma el espíritu solidario de este sector", apuntó Peña Nieto sobre la vocación de la comunidad de la salud para atender a la población.

Además, resaltó el trabajo voluntario de miles de estudiantes de la salud en labores de rescate, recolección de víveres y atención de la población.

El presidente indicó que los terremotos causaron daños mayores en 53 instituciones médicas y menores en 325, cuya rehabilitación y reconstrucción requerirá de 4.500 millones de pesos (235,8 millones de dólares).

Peña Nieto indicó que en los primeros cuatro años de su gobierno (2012-2018), el porcentaje de la población con carencia de servicios de salud bajó de 21,5 a 15,5 millones de personas.

Si se mantiene este ritmo, es posible que México elimine esta carencia en una década, apuntó.