•   Naciones Unidas, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El Consejo de Seguridad de la ONU votará el martes si extiende la investigación internacional sobre ataques químicos ocurridos en Siria, según informaron este lunes fuentes diplomáticas, una medida que podría ser vetada por Rusia.

Estados Unidos solicitó votar el proyecto de resolución que presentó la semana pasada y que permitiría al panel conjunto de la ONU y la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) continuar otro año su misión de identificar quién está detrás de los ataques con gas tóxico en los seis años de guerra en Siria.

La propuesta enfrenta el posible veto de Rusia, aliado de Damasco, que antes de tomar una decisión quiere examinar un informe sobre el ataque con gas sarín de abril en Jan Sheijun que debe ser divulgado el jueves.

La embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, instó al Consejo a "actuar ahora" para apoyar el trabajo del panel, conocido como Mecanismo de Investigación Conjunta (JIM, por sus siglas en inglés). Su mandato finaliza el 18 de noviembre.

Estados Unidos acusa a Rusia de vincular la supervivencia del JIM con sus hallazgos sobre el ataque del 4 de abril Jan Sheijun.

Reino Unido, Francia y Estados Unidos acusaron a las fuerzas del presidente sirio Bashar al Asad de usar sarín en esa ciudad controlada por la oposición, matando al menos a 87 personas, incluidos 30 niños.

El mes pasado, los investigadores de la ONU dijeron que tenían pruebas de que la fuerza aérea siria estaba detrás del ataque, a pesar de las reiteradas negativas de Damasco.

Si Rusia veta el proyecto de resolución, provocaría el fin de la investigación.

El responsable del departamento de no proliferación del gobierno ruso, Mijail Ulyanov, dijo este mes a diplomáticos de la ONU que el ataque de gas sarín probablemente fue causado por una bomba disparada directamente desde el suelo y no por un ataque aéreo sirio.

Haley argumentó que la OPAQ está revisando más de 60 casos de presunto uso de armas químicas en Siria, incluido un ataque con sarín, recientemente descubierto en una ciudad controlada por la oposición el 30 de marzo.

La OPAQ no tiene competencia para asignar culpas de los ataques; esa determinación es del JIM.