•   Madrid, España  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un tribunal español avaló la entrega a Estados Unidos del presunto pirata informático ruso Stanislav Lísov, ya que los jueces consideran que no ha conseguido probar con “nada concreto” que la extradición solicitada por las autoridades norteamericanas obedezca a motivos políticos.

En un auto conocido ayer, los magistrados de la Audiencia Nacional de España rechazan un recurso de súplica que presentó la defensa del “hacker” alegando, entre otros motivos, que la petición de EE. UU. “camufla una persecución por motivos políticos e ideológicos”.

Según la defensa, Lísov “es considerado por los agentes de seguridad de EE. UU. y por el FBI uno de los informáticos rusos que, bajo instrucciones de su gobierno, ‘hackeó’ correos electrónicos durante la campaña electoral a la Presidencia de los Estados Unidos de 2016 para influir en ella”.

Los jueces rechazaron este argumento porque la defensa de Lísov “se ha limitado a indicar” que hay “muchos informáticos rusos” que son detenidos en Europa para ser entregados a EE. UU. por delitos comunes, pero ocultando los verdaderos motivos de su extradición, sin probar que este sea el caso de Lísov.

Para los jueces españoles no hay “nada concreto”, precisaron, que pruebe que la petición de entrega de Lísov responda a motivos distintos que los delitos de fraude de los que se le acusa, los cuales se empezaron a investigar en 2014, antes de la campaña electoral que acabó con la victoria del republicano Donald Trump frente a la demócrata Hillary Clinton.

El “hacker” había sido detenido en enero pasado en la ciudad de Barcelona (noreste de España), donde estaba de vacaciones, cuando estaba a punto de volar a otro país de la Unión Europea.

Será juzgado en EE. UU. como sospechoso de distribuir el “software” malicioso NeverQuest, con el que habría defraudado 855,000 dólares (726,400 euros) a instituciones financieras.

Antes de que presentara el recurso de súplica, la Audiencia Nacional ya había autorizado la extradición al entender que en ese país reside la mayoría de los afectados por su actividad.