•   Irán  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Fiscalía de Teherán anunció ayer que un agente del servicio de espionaje israelí Mosad ha sido condenado a pena de muerte por revelar a Tel Aviv información que sirvió para asesinar a varios científicos nucleares iraníes.

El condenado facilitó a agentes del Mosad “la dirección e información personal de 30 personalidades activas en proyectos militares y nucleares”, según el fiscal general, Abás Yafari Dolatabadí, citado por las agencias oficiales.

Entre las personalidades espiadas figuran los científicos nucleares Mayid Shahriarí y Masud Ali Mohamadí, cuyos asesinatos con bomba en 2010 el fiscal relacionó con el espionaje realizado por el condenado.

Dolatabadí explicó que esta persona mantuvo numerosas reuniones con al menos ocho agentes del Mosad, a los que ofreció “información sensible sobre instalaciones militares y actividades de la Agencia de la Energía Atómica de Irán”.

El fiscal general no identificó al condenado, pero justo ayer la organización Amnistía Internacional (AI) informó de que el académico Ahmadreza Dyalali había sido sentenciado a muerte.

Según AI, el veredicto contra Dyalali -detenido en abril de 2016- indicaba que trabajó para el gobierno israelí, y que este posteriormente le ayudó a obtener un permiso de residencia en Suecia.

AI denuncia

El director para Oriente Medio de AI, Philip Luther, denunció en un comunicado que el juicio fue “extremadamente injusto” y pidió la “libertad incondicional” por falta de pruebas para el académico.

Las autoridades de Teherán han acusado al Mosad y a la CIA estadounidense de los asesinatos de cuatro científicos nucleares iraníes entre 2010 y 2012, con el objetivo de sabotear el programa atómico de Irán.

El año pasado, las autoridades iraníes ejecutaron al científico nuclear Shahram Amirí, detenido en 2010 por revelar supuestamente datos secretos a Estados Unidos.