•   Panamá  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las autoridades de socorro de Panamá informaron ayer que unas 173 viviendas resultaron inundadas y con daños estructurales debido a las fuertes lluvias en varios puntos del país, que ocasionaron a su vez deslizamientos de tierras y árboles caídos.

El Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc) precisó en un comunicado que las precipitaciones causaron afectaciones en las provincias de Coclé, Chiriquí, Herrera, Los Santos, Panamá Oeste, Veraguas y la comarca Ngäbe Buglé.

Tras las lluvias en las últimas horas, equipos de emergencia realizaron el rescate de unas 18 personas en la provincia central de Coclé, y se contabilizaron al menos unos 36 deslizamientos menores de tierra y 20 árboles caídos en varias comunidades que fueron azotadas por el temporal.

Asistirán a 858 afectados

El Sinaproc indicó que unas 858 personas recibirán asistencia humanitaria tras la coordinaciones con el Despacho de la Primera Dama y la Lotería Nacional de Beneficencia.

De acuerdo con el último informe meteorológico, se prevén lluvias ligeras a moderadas para el litoral Pacífico de Darién, Golfo y Bahía de Panamá, Panamá Oeste, Cuenca de Bayano, Cordillera Central, Azuero, Veraguas, Golfo de Montijo, Isla Coiba, Golfo de Chiriquí, Tierras Alta y Bajas de Chiriquí, zona costera de Coclé, Bahía de Parita y Guna Yala.

Sinaproc advirtió que los fuertes aguaceros sobre las cordilleras podrían generar cabezas de agua y deslizamiento en zonas vulnerable por la saturación de los suelos. El organismo mantiene el aviso de prevención por vientos de hasta 60 kilómetros por hora y oleajes en las costas del Pacífico que llegarían a 7.9 pies (2.4 metros) de altura y en el Caribe a 5.9pies (1.8 metros).

La unidad de socorro recomendó evitar cruzar ríos o quebradas, mantenerse informados a través de canales oficiales, estar atentos a ruidos que puedan indicar desplazamiento de tierra y escombros, evitar estar bajo árboles y ubicarse en lugares seguros, no ir a zonas de playas por los fuertes oleajes y, a las embarcaciones livianas, no zarpar.