•   México  |
  •  |
  •  |
  • EFE

México apelará el fallo emitido hoy por la OMC que resolvió que Estados Unidos ajustó en 2016 las medidas relacionadas con el etiquetado "dolphin safe" (delfines protegidos) en las latas de atún, y que discriminaban las importadas de México.

"La Organización Mundial del Comercio (OMC) emitió un fallo inicial para México, de acuerdo con el cual las reglas de etiquetado de atún 'dolphin-safe' de EE.UU ya no discriminan a los productos de atún mexicano", luego de que el país modificara las reglas en 2016, informó la Secretaría de Economía (SE) en un boletín.

No obstante: "Este fallo no es definitivo, por lo que será apelado por nuestro país", agregó el texto.

En octubre de 2008, México inició un procedimiento de solución de diferencias ante la OMC en contra de las reglas estadounidenses de etiquetado de atún "dolphin safe".

De acuerdo con México, este etiquetado impedía la "comercialización efectiva" de los productos de atún mexicano en el mercado de EE.UU.

Dicha medida era restrictiva para México, a pesar de que "el método de pesca utilizado por la flota mexicana cumple con los más altos estándares internacionales para la protección de los delfines", aseguró el ministerio.

"México no coincide con el razonamiento jurídico del fallo de la OMC, por lo que, dentro del plazo previsto por las reglas de esta misma organización, nuestro país apelará dicho fallo", agregó.

El Gobierno de México confía en el sistema de solución de controversias de la OMC y reitera su compromiso de defender los intereses de la industria atunera nacional en los mercados del mundo, concluyó.

Dos grupos especiales de la OMC determinaron hoy que EE.UU. introdujo cambios en 2016 a su política de etiquetado que eliminaron el trato discriminatorio arbitrario e injustificado contra el atún mexicana o se justificaron como excepciones a las normas de la OMC porque eran necesarias para la conservación de recursos naturales agotables.

Estados Unidos argumentaba que los modos de pesca que utilizan los atuneros mexicanos tienen un elevado riesgo de captura incidental de delfines, que suelen nadar por encima de los bancos de atunes.

Este es solo un nuevo capítulo en la larga disputa entre EE.UU. y México.

En mayo pasado, el Órgano de Solución de Diferencias de la OMC, en consonancia con la decisión de un árbitro de la organización, concedió a México el derecho a imponer sanciones comerciales por valor de 163,23 millones de dólares al año a bienes importados de EE.UU. por el incumplimiento de una medida estadounidense anterior sobre el etiquetado del atún de 2013.

El dictamen de hoy supone un golpe para los atuneros mexicanos, que han denunciado pérdidas acumuladas millonarias por las restricciones que sufrían para acceder al mercado del país vecino y que está valorado en cerca de 700 millones de dólares.