•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El presidente de EE. UU., Donald Trump, afirmó ayer que su país es el que más analgésicos opiáceos consume en el mundo y aseguró que el abuso de esos medicamentos, causa de muerte de 64,000 estadounidenses el año pasado, supone la peor crisis de consumo de drogas de "la historia de la humanidad".

Trump hizo estas afirmaciones durante una ceremonia en la Casa Blanca para declarar esa crisis como una "emergencia de salud pública", lo que permitirá destinar más fondos a nivel estatal y federal para la lucha contra la adicción a analgésicos con receta como OxyContin o Vicodin, que lleva a muchos estadounidenses a engancharse después a la heroína.Trump reconoció que hay que afrontar el problema de la demanda de drogas de EE. UU., pero aseguró que no existe "otra opción" que trabajar con otros países.

"De manera efectiva a partir de hoy (ayer), mi gobierno declara la epidemia de los opiáceos como una emergencia de salud pública", dijo el gobernante.

Trump firmó ayer un memorándum presidencial en el que ordena al secretario en funciones del Departamento de Salud y Servicios Humanos, Eric Hargan, que declare una "emergencia de salud pública" y en el que pide a todas las agencias del Gobierno que prioricen la lucha contra los opiáceos.

Más pastillas por personas

"Estados Unidos es de lejos el mayor consumidor de estas drogas usando más pastillas por persona que cualquier otro país del mundo, de lejos", afirmó Trump, quien aseguró que la actual crisis es "la peor de la historia de EE. UU." y de "la historia de la humanidad".

Según los datos que citó el presidente, procedentes de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC), 64,000 personas murieron el año pasado por sobredosis de opiáceos (incluida la heroína) en EE. UU., lo que supone la muerte de 175 estadounidenses al día y siete víctimas mortales cada hora.

Trump reconoció que hay que afrontar el problema de la demanda de drogas de EE. UU., pero aseguró que no existe "otra opción" que trabajar con otros países, tanto China como naciones en Latinoamérica, para afrontar el problema de las drogas en donde se originan esas sustancias.

Según dijo, el "90% de la heroína" que llega a Estados Unidos pasa a través de la frontera con México, donde prometió que construirá un muro que "tendrá un gran impacto".

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus