•   Madrid, España  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Consejo de Ministros español aprobó hoy la disolución del Parlamento catalán y la convocatoria de elecciones en la región de Cataluña para el 21 de diciembre próximo, anunció hoy el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy.

Se trata de "dar voz" a los catalanes lo antes posible después de la declaración de independencia aprobada por el Parlamento de esa región, añadió Rajoy.

El Consejo de Ministros español aprobó hoy el cese del Gobierno catalán tras la declaración de independencia aprobada por el Parlamento de esa región, en el marco de las medidas para restablecer la legalidad constitucional, informó el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy.

En una comparecencia tras la reunión de su Gobierno, Rajoy aseguró que los ministerios darán seguimiento a los asuntos y competencias hasta ahora ejercidas por la administración regional catalana.

En respuesta al desafío secesionista, el Ejecutivo español ordenó la destitución del presidente regional de Cataluña, Carles Puigdemont, su vicepresidente, Oriol Junqueras, y de todos sus consejeros, cuyas funciones será asumidas por los ministerios competentes.

El Consejo de Ministros ordenó también el cese de los responsables del departamento de Interior del Gobierno regional, así como el cierre de las "embajadas" catalanas en el extranjero, excepto Bruselas.

De acuerdo con la página web del Ejecutivo regional, Cataluña tiene siete delegaciones de representación en el exterior: Alemania, Francia y Suiza, Reino Unido e Irlanda, Austria, Italia, Unión Europea y Estados Unidos.

Estas decisiones fueron aprobadas en un Consejo de Ministros extraordinario, aunque también se celebró otro ordinario, en el que el Gobierno pidió al Tribunal Constitucional que anule la declaración de independencia votada hoy en el Parlamento regional de Cataluña.

El Senado de España dio luz verde hoy, por mayoría absoluta, a las medidas que el Gobierno español propuso para frenar el proceso secesionista en Cataluña, después de que el Parlamento de esa comunidad autónoma declarara la independencia de la región.

Las medidas, que prevén devolver la legalidad constitucional y estatutaria a Cataluña, fueron aprobadas por 214 votos a favor, 47 en contra y una abstención.