•   Lisboa, Portugal  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Cientos de personas se concentraron hoy en las principales ciudades de Portugal para protestar por la sentencia judicial que justificó la agresión a una mujer porque había cometido adulterio.

Las protestas fueron convocadas por organizaciones feministas, después de que saliese a la luz el dictamen de un tribunal de Oporto (norte de Portugal) que recurre a la Biblia y a un código civil de 1886 para justificar las agresiones sufridas por una mujer adúltera a manos de su exmarido y su antiguo amante.

Los manifestantes llenaron la Praça de Figueira de Lisboa, donde mostraron su indignación con la sentencia con cánticos y carteles con lemas como "El feminismo no mata" y "Ni sumisa ni devota, libre".

Una de las asistentes en la capital fue la diputada del marxista Bloque de Izquierda Sandra Cunha, quien declaró a Efe que esta indignación puede ser "una forma de hacer crecer las conciencias de quien tiene el poder de juzgar estos casos y la responsabilidad de proteger a las víctimas".

"No hay crimen que mate más en Portugal que la violencia doméstica", afirmó Cunha, que aseguró que esta sentencia no es un caso aislado y que en Portugal este tipo de violencia está claramente infravalorada.

A los cientos de manifestantes en Lisboa se unieron otros tantos en la Praça Perdição de Amor de Oporto, lugar simbólico porque allí hay una antigua cárcel en la que estuvo preso por adulterio el escritor portugués Camilo Castelo Branco.

En Oporto, los manifestantes instaron a no desvirtuar la Constitución y pidieron a los jueces que "no vuelvan al siglo XIX".

También se convocaron protestas similares en ciudades como Coimbra (centro de Portugal) y Évora (centro-sur).

La polémica sentencia ha llevado al Consejo Superior de la Magistratura a abrir una investigación al juez Joaquim Neto de Moura, que ya había dictado sentencias anteriores sobre casos de violencia doméstica con argumentos similares.