•   Teherán  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Irán continuará desarrollando su programa de armamento, especialmente el balístico, declaró el domingo el presidente iraní, Hasan Rohani, en un discurso ante el parlamento difundido por la televisión pública.

"Para defender nuestra nación y nuestra integración territorial, fabricaremos todas las armas que necesitemos", afirmó el presidente iraní.

"Hemos fabricado misiles, estamos fabricando y vamos a seguir fabricando ya que eso no viola ninguna regla internacional, ni siquiera la resolución 2231 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas", agregó.

La resolución 2231, aprobada en julio de 2015, validó el acuerdo sobre el programa nuclear iraní firmado por Irán y el G6, grupo de seis potencias integrado por los cinco miembros del Consejo de Seguridad (Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Rusia y China) más Alemania.

Ese acuerdo permitió suspender las sanciones económicas de la ONU y de algunos países occidentales impuestas a Irán.

A cambio, Irán limitó su programa nuclear, garantizando que no buscaba fabricar una bomba atómica.

La resolución 2231, impone a Irán "no desarrollar ninguna actividad vinculada a los misiles concebidos para transportar armas nucleares, incluido los disparos que recurren a la tecnología de los misiles balísticos", durante ocho años.

Desde la aprobación de esa resolución, Irán efectuó varios tiros de misiles balísticos, aduciendo que en la medida en que Irán no aspira a la bomba atómica, ninguno de los proyectiles es concebido para transportar ojivas nucleares.

Sin embargo, varios firmantes del acuerdo, entre ellos Francia y Estados unidos, consideran que esos disparos no respetan la resolución 2231.

El 26 de octubre pasado, la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó en primera lectura un proyecto de ley que impone "sanciones contra las entidades del gobierno iraní implicadas en el desarrollo de programas balísticos" del país.

Por su parte, el presidente estadounidense, Donald Trump, amenazó a mediados de octubre con abandonar el acuerdo entre el G6 e Irán en "cualquier momento" y le pidió al Congreso que prevea nuevas sanciones económicas contra Teherán.

Para Irán, las nuevas sanciones estadounidenses y las declaraciones hostiles de Trump constituyen un violación del acuerdo nuclear de 2015.