•   Sao Paulo, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los conflictos entre grupos ambientalistas y sectores que promueven la deforestación y la minería ilegal en Brasil están en ascenso, según el Instituto Chico Mendes para la Biodiversidad (IMCBio).

"Constantemente hay conflictos entre estos sectores (...) pero este año la situación está más intensa justamente porque hay movimientos políticos parlamentarios que incluso quieren revertir demarcaciones de unidades de conservación", dijo la asesoría de comunicación de esta organización en contacto telefónico.

El Instituto Brasileño del Medio Ambiente y el IMCBio realizaron una operación conjunta la semana pasada contra la minería ilegal en el río Madeira, que cruza la ciudad y es uno de los mayores de la Amazonía brasileña. En total, aprehendieron y quemaron 40 balsas utilizadas en minería ilegal, procedimiento comprendido en la legislación brasileña.

En respuesta, se cree que los perjudicados habrían atentado contra estas instituciones: este fin de semana un barco y la sede de ambos institutos en Humaitá, ciudad amazónica al noroeste del país, fueron incendiados como supuesta retaliación.

"Fue terrorismo", dijo el sábado el superintendente del Ibama en Amazonas, José Leland Barroso, en entrevista con una televisora local.

El Ministerio Público inició una investigación para determinar la autoría de los atentados.

Como medida de protección, ambos institutos retiraron el sábado por la noche a su personal y el resto de los equipos de Humaitá, a casi 700 kilómetros de Manaos, la capital del estado Amazonas.

"Los funcionarios están físicamente bien y se encuentran en lugar seguro, fuera del municipio de Humaitá. Los daños materiales serán evaluados cuando la región vuelva a la calma", agregó un comunicado oficial de ambas instituciones.

El ataque comenzó el viernes por la noche. Además de los edificios en llamas, imágenes de tumultos y conflictos contra fuerzas de seguridad en esta ciudad de casi 50.000 habitantes circularon en redes sociales durante el fin de semana. No hay reportes de víctimas hasta el momento.

"No sobró nada, nuestra sede fue totalmente destruida", precisó la asesoría de comunicación del instituto este domingo.

La asesoría de comunicación del IMCBio informó que aún persisten algunos focos de descontrol en Humaitá, aunque la seguridad fue reforzada desde el sábado.

"Vamos a discutir mañana los próximos pasos, nuestro plan es continuar con nuestro trabajo. En la región tenemos diez unidades de conservación que ocupan 7 millones de hectáreas, tenemos la obligación de continuar nuestro trabajo allí", dijo la asesoría del IMCBio.

Otros ataques similares fueron registrados este año en retaliación contra las operaciones del IMCBio para detener el avance de la deforestación ilegal en la región.

El IMCBio fue creado en 2007 y está dedicado a la protección e inspección de las casi 1.000 unidades de conservación federales en Brasil. Lleva el nombre del líder sindicalista y precursor de la conservación en la Amazonía brasileña Chico Mendes, asesinado por ganaderos en 1988 en represalia por su lucha ambientalista.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus