•   Santiago de Chile, Chile  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Una de cuatro personas que viven en zonas urbanas de América Latina lo hacen en asentamientos autoconstruidos, en situación de pobreza, en su mayoría sin tenencia regular del terreno y un cuarto de ellos sin acceso a ningún servicio básico, según un estudio de Techo Internacional.

En la región más urbanizada del planeta, más de 100 millones de latinoamericanos viven en asentamientos urbanos, también llamados 'poblaciones callampas', 'Villa miserias, tugurios o favelas, en su mayoría bajo condiciones de vulneración de derechos básicos, dijo María Jesús Silva, directora del Centro de Investigación Social de TECHO Internacional, una organización dedicada a erradicar o mejorar las condiciones de vida de estos asentamientos y que ha movilizado a más de un millón de jóvenes en la región.

Un estudio de esta organización, revelado este lunes en Santiago, con base al estudio de 651 asentamientos de Argentina, Chile, Colombia, Guatemala, Paraguay, Nicaragua y Uruguay, mostró que casi un cuarto de los asentamientos relevados (24%) no cuenta con acceso regular a ningún servicio: sin agua potable, sin energía eléctrica ni conexión a la red de saneamiento municipal.

En cuanto a los tipos de servicio, el saneamiento es al que se accede en mayor porcentaje en forma irregular (75.3%), mientras que la electricidad es el que cuenta con el mayor porcentaje de acceso regular (63.3%).

En los asentamientos estudiados, tres de cada cuatro asentamientos no cuenta con la tenencia regular del terreno, mientras que uno de cada cinco afirmó tener posibilidades de sufrir un desalojo debido a comunicaciones recibidas.

Por su parte, el 76% de las comunidades estudiadas cuenta con al menos una organización en la comunidad.