•   Beirut, Líbano  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El ejército sirio, apoyado por su aliado ruso, recuperó la ciudad de Deir Ezzor, que estaba en manos del grupo yihadista Estado islámico (EI), indicó este jueves el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

La información no fue confirmada de momento por fuentes oficiales, pero los medios oficiales sirios habían anunciado el jueves que se registraba un importante avance del ejército en esta ciudad del este del país, capital de una rica provincia petrolera fronteriza con Irak.

La pérdida de la ciudad supondría un nuevo golpe para el EI, que acumuló reveses en las últimas semanas en Siria y en la vecina Irak. A mediados de octubre, la organización ultrarradical sunita fue expulsada de Raqa, su antiguo gran bastión sirio, lo que supuso una derrota fuertemente simbólica.

"Las fuerzas del régimen y sus aliados [...], con apoyo de la aviación rusa, retomaron el control total de la ciudad de Deir Ezzor", indicó el OSDH, con sede en Reino Unido y que cuenta con una amplia red de fuentes en el país en guerra.

"Los combates cesaron y se llevan a cabo operaciones de desminado", afirmó el director de la OSDH, Rami Abdel Rahman.

El OSDH y los medios oficiales sirios habían indicado antes que las tropas sirias habían arrebatado otros tres barrios a los yihadistas.

Por su parte, una fuente militar había afirmado que controlaban el 80% de la ciudad.

El "Dáesh se está dejando la piel para defender sus últimas posiciones, que el ejército sigue recuperando hasta haberlo eliminado por completo", añadió, empleando el acrónimo en árabe del grupo EI.

En su opinión, los yihadistas usan francotiradores de élite y vehículos bomba y "envían a mujeres kamikazes" para atacar las posiciones del ejército.

 Inmuebles derrumbados 

Sobre el terreno, una colaboradora de la AFP pudo observar este jueves numerosos daños en los barrios recientemente recuperados por el ejército, con inmuebles derrumbados o fachadas completamente destruidas.

Las zanjas cavadas por los yihadistas aún eran visibles, mientras los desminadores del ejército intentaban desactivar los explosivos dejados por los combatientes del EI.

En la periferia de los territorios aún controlados por la organización ultrarradical sunita, los soldados disparaban desde sus tanques y un avión llevaba a cabo un ataque aéreo, provocando una gran nube de humo.

El grupo EI, que logró un avance fulminante en 2014 en Irak y Siria, acumuló varios reveses en los últimos meses, perdiendo uno tras otro los territorios que había conquistado en ambos países.

Las fuerzas del régimen, apoyadas por la aviación rusa, entraron en la ciudad de Deir Ezzor en septiembre, rompiendo el asedio que los yihadistas mantenían en los sectores gubernamentales desde hacía casi tres años.

En la provincia homónima, el grupo EI también se ha visto acorralado por los combatientes kurdos y árabes de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), apoyadas por la coalición internacional liderada por Estados Unidos.

La recuperación de Raqa, el 17 de octubre, se produjo tras una ofensiva de varios meses de las FDS.

Su principal bastión ahora es Bukamal y los territorios adyacentes, en la frontera con Irak.

En el país vecino, las fuerzas de Bagdad lanzaron a finales de octubre una ofensiva contra Al Qaim, la última localidad del país en manos del EI.

El conflicto en Siria estalló en 2011, con la represión por parte del régimen de Bashar al Asad de las manifestaciones contra el poder, y fue volviéndose cada vez más complejo al involucrarse países extranjeros y grupos yihadistas, en un territorio cada vez más dividido.

Desde entonces, dejó más de 330.000 muertos y millones de desplazados y refugiados.