•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las autoridades judiciales de Costa Rica detuvieron ayer al empresario Juan Carlos Bolaños y al gerente suspendido del estatal Banco de Costa Rica, Mario Berrenechea, como parte de un complejo caso de aparente tráfico de influencias en tres poderes del Estado conocido como “el cementazo”.

Bolaños, un importador de cemento desde China y contratista del Estado, fue detenido en la localidad de Atenas, provincia de Alajuela (centro), y además los agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) allanaron dos propiedades y las oficinas de su empresa Grupo JBC en San José.

Por su lado, Berrenechea fue arrestado en su casa en Santa Ana, provincia de San José (centro), que también está siendo allanada.

En estos registros las autoridades buscan pruebas y material de interés en la investigación, explicó la Fiscalía en un escueto comunicado en el que confirmó la detención de ambas personas.

Estas son las primeras detenciones que se llevan a cabo por “el cementazo”, un complejo caso que investiga la Fiscalía y el Congreso, que fue revelado por la prensa local en el que supuestamente el empresario Juan Carlos Bolaños fue beneficiado con modificaciones de reglamentos y créditos bancarios en condiciones irregulares para la importación de cemento desde China.

Millonarios créditos

El caso plantea aparentes relaciones cercanas entre Bolaños y diputados, exministros y funcionarios del gobierno del presidente costarricense, Luis Guillermo Solís; el magistrado de la Sala III, Celso Gamboa, así como con altos dirigentes de diversos partidos políticos y funcionarios bancarios.

Bolaños recibió créditos por 50 millones de dólares de varios bancos estatales, pero el más polémico es uno de 30 millones de dólares otorgado por el Banco de Costa Rica (BCR) en condiciones irregulares relacionadas a los desembolsos y al utilizar cemento como parte de la garantía.

También hay serios cuestionamientos sobre la cantidad de cemento importada y sus trámites de almacenamiento en aduanas.

El pasado 13 de octubre, la Corte Suprema de Justicia suspendió por tres meses al fiscal general Jorge Chavarría, mientras se investiga su responsabilidad en la aparente desestimación irregular de una causa por supuesto tráfico de influencias entre Bolaños y los diputados Otto Guevara, del derechista Movimiento Libertario, y Víctor Morales, separado del oficialista Partido Acción Ciudadana.

También fue suspendido el magistrado de la Sala III Celso Gamboa mientras se le investigan sus nexos con el empresario y un supuesto viaje que realizó con él a Panamá hace algunos meses.

La Sala III fue la que desestimó, a petición de la Fiscalía, la causa contra Bolaños y los diputados.

El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, suspendió a inicios de octubre a la Junta Directiva del BCR.

El pasado 4 de septiembre Solís compareció ante una comisión investigadora del Congreso para dar explicaciones sobre una reunión que sostuvo con Bolaños y otras seis visitas que el empresario realizó a la Casa Presidencial para reunirse con funcionarios del Gobierno.

Solís ha reconocido que el Gobierno aplicó cambios a reglamentos para flexibilizar los requisitos para la importación de cemento, con el fin de romper el duopolio de las empresas Cemex y Holcim y beneficiar a los consumidores.