•   Naciones Unidas, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El Consejo de Seguridad de la ONU está considerando un proyecto de resolución que reforzaría la misión de paz en la República Centroafricana con 900 oficiales adicionales para ayudar a proteger civiles, según el texto obtenido por la AFP el martes.

La medida viene tras un pedido del Secretario general de la ONU, Antonio Guterres, que ha advertido del riesgo de limpieza étnica en zonas de este empobrecido país africano.

La propuesta presentada por Francia extendería el mandato de la misión, conocida como Minusca, hasta noviembre de 2018 e incrementaría el número de cascos azules en 900, llevándolos a 11.650, junto a 2.080 policías y 480 observadores militares.

Se espera que el Consejo vote la resolución el próximo 15 de noviembre. La principal duda es si Estados Unidos apoyará una misión más grande en la República Centroafricana luego de presionar por un recorte de 600 millones de dólares al presupuesto de mantenimiento de paz de la ONU para este año.

Según el embajador italiano ante la ONU, Sebastiano Cardi, presidente en ejercicio del Consejo de Seguridad en noviembre, existe entre los 15 integrantes del organismo "una buena comprensión general" de la necesidad de aumentar el número de militares de la Misión de las Naciones Unidas en República Centroafricana (Minusca).

Washington, que busca desde la llegada de Donald Trump al poder a comienzos de año reducir el costo de las operaciones de mantenimiento de la paz de la ONU, parece coincidir con esta posición.

"Estados Unidos no se opone en principio a un aumento modesto de las tropas de la Minusca a condición de que los militares que se sumen aporten un suplemento real" al mandato de la misión, señaló la representación norteamericana en la ONU.

Deberán, por ejemplo, "dar pruebas de mayores estándares profesionales y abstenerse de todo abuso sexual",agregó.

El texto expresa la "preocupación" del Consejo de Seguridad por la "degradación de la situación de seguridad en el sudeste y el noroeste" del país "en razón de enfrentamientos entre grupos armados".

Condena igualmente las violaciones a los derechos humanos, especialmente los actos de abuso sexual contra mujeres de parte de grupos rebeldes, y destaca su extrema preocupación por las denuncias formuladas contra cascos azules contra mujeres, que continúan fluyendo.

República Centroafricana -un país sumido en la extrema pobreza pero rico en minerales- está inmerso en un conflicto desde el derrocamiento en 2013 del presidente François Bozizé.

Más de 600.000 personas han sido desplazadas dentro del país y 500.000 encontraron refugio en el extranjero. Alrededor de 2,4 millones de habitantes, la mitad de la población, dependen de la ayuda internacional para sobrevivir.