•   Londres  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La ministra británica de Desarrollo Internacional, Priti Patel, dimitió este miércoles tras haberse reunido con personalidades políticas israelíes sin informar a su gobierno, convirtiéndose en la segunda integrante en abandonar el Ejecutivo en una semana, anunció Downing Street.

Priti Patel, de 45 años, pidió disculpas y presentó su dimisión a la primera ministra Theresa May, tras haber sido convocada al 10 de Downing Street la noche del miércoles.

"Actué con la mejor de mis intenciones, pero estas no respetaron las exigencias de transparencia y franqueza que he defendido y promovido", escribió en su carta de renuncia.

"Reino Unido e Israel son estrechos aliados, y es bueno que trabajemos juntos. Pero eso debe hacerse formalmente, a través de canales oficiales", le respondió Theresa May, aún más debilitada con este nuevo episodio.

Se trata de la segunda salida del Gobierno conservador británico, después de la del ministro de Defensa, Michael Fallon, el 1 de noviembre.

Fallon se vio implicado en un escándalo de acoso sexual que conmociona a la clase política y que amenaza con hacer caer también al viceprimer ministro, Damian Green, cercano a May, y al secretario de Estado de Comercio Internacional, Mark Garnier.

Patel ya pidió disculpas el lunes por haberse reunido 12 veces con dirigentes israelíes, entre ellos el primer ministro, Benjamin Netanyahu, así como con representantes de oenegés y de empresas durante sus vacaciones en agosto, sin informar al gobierno.

 Financiar al ejército israelí 

Según Downing Street, le dijo a May que había evocado la posibilidad de financiar la asistencia humanitaria a los heridos sirios en el Golán, del que Londres no reconoce la ocupación parcial por Israel.

Pero Pritis Pavel mantuvo algunas cuestiones en secreto. Por ejemplo, no habría explicado que esa ayuda implicaría financiar al ejército israelí, que ya permitió evacuar a más de 3.100 heridos sirios hacia hospitales de Israel.

Según el diario israelí Haaretz, incluso habría visitado un hospital militar de campaña en ese territorio.

También omitió un encuentro, en septiembre en Westminster, con el ministro israelí de Seguridad Interior, Gilad Erdan, mientras que sí que había reconocido una reunión ese mismo mes con el director general del Ministerio de Relaciones Exteriores, Yuval Rotem, en Nueva York.

Para la diputada del partido Liberal Demócrata Jo Swinson, la ministra cometió "un error de criterio lamentable". "Está bien que Patel deje su cargo, pero el gabinete de Theresa May debe revelar ahora con honestidad qué sabía y cuándo", dijo en un comunicado.

 "Escandaloso" 

"Es escandaloso y uno se pregunta cuántos casos más, y no solo en Reino Unido, no se hicieron de conocimiento público", comentó la dirigente palestina Hanan Ashraui, contactada por la AFP en Jerusalén.

Su comportamiento también sorprendió al embajador palestino en Reino Unido, Manuel Hassassian, que consideró ante la televisora ITV que está "en total contradicción" con la política de Londres a favor de una solución de dos Estados.

La marcha de esta ferviente partidaria del Brexit debilita un equipo de gobierno ya dividido en torno a la salida de Reino Unido de la Unión Europea que May negocia con Bruselas.

"No da la impresión de que haya una orientación, un control, por parte de la primera ministra en estas polémicas, en un momento en el que realmente necesitamos un gobierno que funcione", lamentó en la BBC Yvette Cooper, miembro del Partido Laborista.

"Eso perjudica nuestra reputación en el mundo en un momento donde tienen lugar negociaciones internacionales cruciales", señaló.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus