Secciones
Multimedia

El pastor de la iglesia del tiroteo en Texas quiere demoler el edificio

Foto por: EFE

El pasado domingo 7 de noviembre un hombre mató a 26 personas y dejó a varias heridas en la iglesia Baptista de Texas.

El pastor Frank Pomeroy, cuya hija de 14 años, Annabelle, figura entre las víctimas de la matanza del domingo en la iglesia bautista de Sutherland Springs, le habló a sus superiores de este deseo.

El pastor de la pequeña iglesia de Texas donde un hombre perpetró uno de los peores tiroteos en la historia reciente de Estados Unidos quiere demoler el edificio para construir en su lugar un monumento en homenaje a las víctimas, reveló un responsable este jueves.

El pastor Frank Pomeroy, cuya hija de 14 años, Annabelle, figura entre las víctimas de la matanza del domingo en la iglesia bautista de Sutherland Springs, le habló a sus superiores de este deseo.

Reanudar el servicio religioso en esta pequeña iglesia rural sería "emocional y físicamente imposible", dijo a la AFP Robert Oldham, de la Southern Baptist Convention, que agrupa a estas iglesias cristianas.

"La iglesia aún no ha tomado una decisión" sobre la petición del pastor, precisó Oldham.

Pomeroy estaba de viaje cuando Devin Patrick Kelley entró a la iglesia para matar metódicamente a 25 personas, incluida una mujer embarazada, y lesionar a otras 20. Las autoridades locales decidieron contabilizar al niño por nacer en su balance oficial de 26 muertos. Kelley se suicidó, según la policía.

Las iglesias bautistas de todo el país han ofrecido ayuda y donaciones financieras, mientras que el vicepresidente estadounidense Mike Pence visitó Sutherland Springs la noche del miércoles.

"Estoy aquí como vicepresidente para asegurarme de que todos los recursos de Estados Unidos sean tenidos en cuenta", dijo Pence. "El pueblo estadounidense está con ustedes".