•   San Juan, Puerto Rico  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El director de la autoridad eléctrica de Puerto Rico, Ricardo Ramos, dimitió este viernes en medio de un nuevo escándalo por las contrataciones hechas para energizar la isla tras la destrucción que dejó el huracán María.

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, dijo en conferencia de prensa que Ramos había sometido su renuncia para evitar "distracciones" luego de los cuestionamientos a su gestión.

Actualmente, más de la mitad de la población de este territorio estadounidense sigue sin energía eléctrica 58 días después del paso del ciclón.

Además, los críticos de Ramos han cuestionado que la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) contratara, para ayudar a restaurar el sistema eléctrico, a la pequeña empresa estadounidense Whitefish Energy.

Whitefish obtuvo un contrato de 300 millones de dólares cuando tenía limitada experiencia, estaba integrada por solo dos personas y fue fundada hace apenas dos años.

La pasada semana, Ramos compareció ante el Comité de Energía del Congreso de Estados Unidos para explicar las razones que lo llevaron a conferir este contrato, luego de que el FBI iniciara una investigación.

Por otra parte, el diario local El Vocero denunció este viernes que el funcionario había otorgado un contrato de 99.500 dólares al ingeniero Pedro Juan Morales González, quien en 2008 estuvo involucrado en un escándalo de soborno del que no fue acusado formalmente.

El gobernador Rosselló defendió la gestión de Ramos pero sugirió que su renuncia era necesaria en medio de la controversia.

"El director ejecutivo es un profesional que ha trabajado duro para poder restaurar el sistema, pero se entiende que éste es un contexto que había distraído la recuperación", dijo a periodistas, sin aclarar si él había pedido la dimisión.

Luego Rosselló informó en un comunicado que ofreció el puesto de director interino de la AEE al ingeniero Justo González, hasta ahora gerente de operaciones de corporación.

También se dijo confiado "en que este proceso culmine lo más rápido posible, a los fines de que no se afecten los trabajos conducentes a la rehabilitación del sistema eléctrico en toda la isla".