•   Mosul, Irak  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Unos 300 mujeres y niños de yihadistas extranjeros capturados en Mosul, ex "capital" iraquí del grupo Estado Islámico (EI), fueron trasladados del norte de Irak hacia Bagdad "para ser expulsados hacia sus países", indicó el lunes a la AFP un responsable.

"Esta es la segunda tanda y habrá dos o tres más", precisó a la AFP Nuredin Qablan, vicepresidente del Consejo Provincial de Nínive.

"En total, más de 1,200 miembros de familias de yihadistas extranjeros serán trasladados" desde el centro de retención de Tel Keif, al norte de Mosul, hacia un centro de retención de la capital, agregó.

Un alto responsable iraquí de seguridad había indicado a mediados de septiembre, cuando esas familias llegaron a Tel Keif, que se trataba de 509 mujeres y 813 niños de trece nacionalidades diferentes de países de Europa, Asia y América.

Una fuente en el gobierno iraquí había precisado a la AFP que unas 300 mujeres son turcas.

Según la ONG Norwegian Refugee Council (NRC), que reclama "un acceso humanitario a esas mujeres y niños", son sobre todo oriundos de Turquía, Azerbaiyán, Rusia y Tayikistán.

El futuro de los yihadistas capturados, así como el de sus familias, es objeto de debate en sus países de origen.

El ministro de Relaciones Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, afirmó recientemente que los yihadistas franceses prisioneros en Irak serán juzgados en ese país, precisando que el caso de los niños se tratará caso por caso.

En la vecina Siria, responsables rusos recuperaron a mediados de noviembre a 13 mujeres y 29 niños chechenos en la ciudad de Raqa, ex "capital" siria de EI reconquistada en octubre.