•   Moscú, Rusia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente ruso, Vladímir Putin, que hace unas horas se reunía en secreto con el líder sirio, Bachar al Asad, ha desplegado toda su artillería diplomática para impulsar un nuevo proceso de paz para Siria, del que habló hoy con el mandatario estadounidense, Donald Trump, y con el rey Salman de Arabia Saudí.

Putin da por prácticamente terminada la operación militar rusa en Siria y se apresura en lanzar un proceso político que podría constituir, incluso, una alternativa al de Ginebra.

El jefe del Kremlin expuso hoy a Trump y a otros líderes internacionales los objetivos del Congreso para el diálogo nacional sirio que pretende convocar en Sochi (mar Negro) cuando logre acordar los detalles de la cita con Turquía, el principal valedor de la oposición armada siria que queda sobre el terreno.

"La iniciativa rusa de celebrar pronto el Congreso para el diálogo sirio busca (...) conservar la soberanía, la independencia, la integridad territorial de Siria y lograr el arreglo político (...) mediante un proceso de negociación intersiria lo más inclusivo posible", señala un comunicado del Kremlin difundido tras la conversación entre Putin y Trump.

Moscú considera que el proceso de Ginebra está estancado, mientras que alaba los resultados del de Astaná, en el que Rusia, Turquía e Irán intervienen como garantes del alto el fuego que rige en Siria y median entre el Gobierno de Damasco y los grupos armados que controlan territorios en el país árabe.

En su conversación con el rey Salmán, Putin recalcó que el proceso de Sochi "impulsará los contactos entre los sirios (...) y estimulará el trabajo en Ginebra bajo los auspicios de la ONU".

Mañana será una fecha clave para el futuro del nuevo formato de negociaciones que quiere convocar Putin, pues se celebra en Sochi una cumbre trilateral entre el mandatario ruso y sus colegas turco e iraní, Recep Tayyip Erdogan y Hasan Rohaní.

Parece que la tarea que se propone el presidente ruso es convencer a Erdogan para que apoye la convocatoria del Congreso, pero el líder turco, como mínimo, exigirá que los kurdos sean excluidos de cualquier diálogo.

Putin lo tiene claro: Siria ha ganado la guerra y las tropas leales a Asad controlan el 98 por ciento del territorio del país.

Así se lo dijo también hoy al presidente de la República Checa, Milos Zeman, con el que se reunió hoy en su residencia de Sochi en una maratoniana jornada de contactos internacionales.

"Más del 98 por ciento del territorio está ya bajo control de las tropas gubernamentales de Siria. Aún hay focos de resistencia, pero desaparecen rápidamente en los ataques de nuestras fuerzas aeroespaciales y de los aliados sirios", aseguró a su colega checo.

Horas antes, también en Sochi, recibió en secreto a Bachar al Asad, para anunciar que la operación militar rusa en Siria "está llegando a su término".

"Me gustaría debatir con usted los principios fundamentales de la organización del proceso político, así como la celebración del Congreso de los pueblos de Siria, que cuenta con su apoyo", dijo Putin al presidente sirio, dejando claro cuáles serán a partir de ahora sus prioridades.

Al Asad, por su parte, destacó que la operación militar que lleva a cabo Rusia en su país desde hace poco más de dos años "se desarrolla muy exitosamente" y recalcó su interés en un proceso político, sobre todo en esta etapa, después de haber "conseguido victorias sobre los terroristas".

El presidente ruso también mantuvo hoy conversaciones telefónicas sobre Siria con el presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi, y con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, mientras que ayer trató el asunto con el emir de Catar, Tamim bin Ahmad Al Zani.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus