•   París, Francia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, se entrevistó hoy en París con la primera ministra polaca, Beata Szydlo, con la que intentó limar asperezas en varios temas europeos, especialmente el de los trabajadores desplazados.

"No estábamos de acuerdo con la reforma del estatuto de los trabajadores desplazados. He intentado explicar cuál ha sido el principio rector de la voluntad francesa para reformar esa directiva que obtuvo un acuerdo con mayoría cualificada", dijo Macron, en un comunicado divulgado por el Elíseo.

En un tono conciliador, el jefe de Estado francés deseó que se pueda encontrar "una vía para los acuerdos y los compromisos pertinentes" entre ambos países y recordó que el asunto de los trabajadores desplazados volverá a analizarse en el Consejo europeo de diciembre.

El pasado agosto, la fuerte oposición que Polonia mostró al cambio en esta directiva, que permite a las empresas que paguen a trabajadores desplazados un sueldo mucho más bajo que el del país en el que operan, provocó las críticas de Macron, mal recibidas por Varsovia.

"Le quiero recomendar al presidente de Francia que se ocupe de su propio país, y también le pido que tenga en cuenta que el futuro de la Unión Europea no sólo lo va a decidir Francia", afirmó entonces Szydlo.

Macron se ha marcado en la reforma del estatuto de los trabajadores desplazados una de sus prioridades europeas.

Para el dirigente francés, la actual regla genera una competencia desleal entre los trabajadores de la misma especialidad de los países con mayores salarios, como Francia, y los menores, como Polonia, y acentúa las desigualdades.

Sin embargo, Varsovia ha asegurado que el problema de Francia es su pérdida de competitividad y dice que la disparidad salarial se debe a que los trabajadores franceses tienen "beneficios sociales gigantescos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus