•   San Juan, Puerto Rico  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los puertorriqueños celebran hoy (por costumbre estadounidense) el Día de Acción de Gracias, pero con variaciones y limitaciones a la hora de compartir y cenar en familia, entre ellas, la falta del servicio de electricidad en la isla tras el paso del huracán María.

Debido a la falta de luz en las residencias por la caída de miles de postes y torres por los excesivos vientos que trajo el huracán María a la isla el pasado 20 de septiembre, las familias acudieron a diversos restaurantes que tenían ofertas de almuerzos o se reunieron en el hogar de un familiar que contara con un generador eléctrico.

El generador eléctrico, no obstante, tenía que ser de gran potencia debido a que los hornos donde se brasa el tradicional pavo gasta mucho combustible, que puede ser gasolina, gas o diesel, por las horas en que el animal tenía que terminar de prepararse y quedar listo para comerse.

Sin embargo, debido a la falta de electricidad en los hogares, el olor al pavo horneado se limitó bastante a tempranas horas de la mañana, que era cuando algún miembro de la familia colocaba el ave en el asador por varias horas hasta de que fuera la hora de compartir y comer.

En Puerto Rico, el Día de Acción de Gracias da oficialmente el inicio de las fiestas navideñas, que se extienden ocho días después del Día de Reyes el 6 de enero y que coinciden con las tradicionales Fiestas de las Calle San Sebastián en el Viejo San Juan.

De igual forma, el pavo también fue desplazado en algunos hogares por pollos enteros o pernil, la carne típica en Puerto Rico durante la época navideña.

El pavo pudo ser acompañado con arroz con gandules (plato de arroz principal de las fiestas navideñas), con cebolla, arándanos con cilantro, con beicon, con vegetales, entre otros, así como ensalada de lechuga y tomate, ensalada de papa o de coditos (tipo de pasta), carne molida o batata dulce.

Los restaurantes, que en su mayoría ofrecen un menú más local o criollo, sirvieron diversas ofertas de almuerzo de pechugas de pavo rociado con diferentes salsas, como setas, arándanos, mango, guayaba o relleno de churrasco y queso manchego, además de los acompañamientos antes mencionados.

A estos platos también se les incluyen variedad de postres, entre ellos tarta, pastel o flan de calabaza, tres leches o tarta de manzana.

Todas estas oportunidades se lograban mientras cientos de brigadas de la Autoridad de Energía Eléctrica y otras empresas estadounidenses tratan de levantar el servicio en la isla.

Hasta el momento y según la página oficial del Gobierno local, la generación de electricidad en Puerto Rico se encuentra en un 51,4 por ciento.

No solo la falta de electricidad limitó el tiempo de compartir y comer de los puertorriqueños, sino también la disminución de familiares en las mesas debido a que muchos de ellos se han ido de Puerto Rico a Estados Unidos por diversas razones, en su mayoría, por la falta de empleo.

Según informó hace varios días en un comunicado el Departamento del Trabajo y Recursos Humanos, la tasa de participación o población activa en Puerto Rico se situó en el 38,6 % tras el paso de los huracanes Irma y María por la isla el pasado septiembre, la más baja en al menos 27 años.

Además, aunque no se cuenta con datos oficiales, más de 100.000 puertorriqueños han emigrado a Estados Unidos luego del devastador paso del huracán María el pasado 20 de septiembre buscando oportunidades de empleos o servicios médicos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus