•  |
  •  |
  • AFP

Corea del Norte desafió hoy a la comunidad internacional al lanzar un cohete, hecho que Estados Unidos, Japón y la Unión Europea consideraron un "acto de provocación" y que motivó una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad de la ONU en Nueva York. Los 15 miembros del Consejo analizaron el tema durante tres horas a puertas cerradas, a instancias de Estados Unidos y Japón, pero levantaron la sesión sin acordar una respuesta al lanzamiento del cohete, que Pyongyang describe como un simple lanzador de satélites, pero Washington y sus aliados consideran un ensayo de un misil de largo alcance Taepondong-2.

Un disparo de esa naturaleza es, según esos países, una violación de las resoluciones del Consejo de Seguridad de ONU que prohíben a Corea del Norte un ensayo nuclear o el disparo de un misil balístico. "Es el momento de dar una respuesta internacional fuerte. Corea del Norte debe saber que el camino de la seguridad y el respeto nunca se hará mediante amenazas y armas ilegales", había afirmado el presidente estadounidense, Barack Obama, en un discurso en Praga. Japón, Corea del Sur, la Unión Europea y el jefe de ONU, Ban Ki-moon, tambien condenaron el lanzamiento. Por su parte, China y Rusia llamaron a la contención de la comunidad internacional.

Desde Japón, donde realizó una visita oficial el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, pidió "prudencia" y "evitar vientos de guerra". "Este es un tema que está generando una preocupación en el mundo, pero se deben evitar escaladas, como ha dicho Rusia", expuso Chávez telefónicamente desde Tokio a la emisora estatal RNV.

Fue exitoso, pero puede implicar sanciones
Corea del Norte procedió esta mañana al lanzamiento del cohete, oficialmente para colocar un satélite en órbita, indicó Kim Eun-hye, portavoz de la presidencia de Corea del Sur. Tanto Estados Unidos como Seúl coincidieron en que el satélite no había entrado en órbita, al contrario de lo afirmado por Pyongyang. El satélite "Kwangmyongsong-2 gracias al cohete Unha-2 (ndlr: también conocido como Taepodong-2), ha sido puesto en órbita conforme los proyectos nacionales en materia de desarrollo espacial", indicó la agencia del regimen comunista KCNA, antes de asegurar que el artefacto transmitía himnos a la gloria del regimen.

El lanzamiento constituyó un éxito tecnológico parcial, sostuvo el ex director de la agencia de defensa antimisiles estadounidense Henry Obering. "En primer lugar, hay que decir que tuvieron éxito en lo que concierne a la primera etapa y fueron capaces de controlar el misil durante el lanzamiento", explicó el general estadounidense retirado, en la cadena CNN. Según él, es "un significativo paso adelante de un programa de misiles, porque muy a menudo los misiles pierden su estabilidad durante los lanzamientos". Señaló, en cambio, que las fases siguientes del vuelo fracasaron.

Entre las posibles respuestas al lanzamiento está la imposición de nuevas sanciones. Corea del Norte es ya objeto de sanciones de la ONU, Japón y Estados Unidos. Corea del Sur calificó la acción de "irresponsable" porque "es una seria amenaza a la seguridad de la península y del mundo". La UE lo condenó "firmemente", al igual que hicieron por separado Gran Bretaña, Francia, Alemania, Australia y Singapur. En cambio China, aliado tradicional de Pyongyang, instó a la calma a todas las partes involucradas. Y el grupo de los seis, que incluye a las dos Corea, Estados Unidos, Japón, Rusia y China, negocia para convencer a Corea del Norte que abandone su programa nuclear.

Corea del Norte, donde hasta 40% de la población necesita ayuda para comer, ya provocó dos crisis internacionales en 1998 y en 2006 al realizar otros lanzamientos de misiles de largo alcance.