elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • AFP

El papa Benedicto XVI celebró hoy la tradicional misa de Ramos que inicia la Semana Santa para los católicos, en la plaza de San Pedro, en el Vaticano. Miles de personas asistieron a la eucaristía que abrió la tradicional procesión que concluye con la bendición papal de ramos de olivo. Durante esa procesión, jóvenes españoles recibieron de sus pares australianos la cruz que estuvo en las Jornadas Mundiales de la Juventud (JMJ) que se celebró en 2008 en Sidney y que en 2011 se celebrará en Madrid.

El Papa concelebró la misma con los cardenales de Madrid, Antonio María Rouco Varela y de Sidney, Gorge Pell. El domingo de Ramos, primer día de Semana Santa, se conmemora en el cristianismo la llegada de Jesús a Jerusalén, recibido por una multitud con ramas de olivo en las manos, días antes de la Pascua Judía. Según los Evangelios, ése fue el día previo al arresto de Jesús y su crucifixión.

Previo a esta actividad, Benedicto XVI pidió la firma "sin demoras" de la convención para la prohibición de bombas de racimo, que calificó de "importante instrumento del derecho internacional, durante el Angelus."Quiero alentar a los países que aún no lo han hecho a firmar sin demora esos importantes instrumentos del derecho internacional humanitario que la Santa Sede siempre ha apoyado", afirmó el Papa.

Al día siguiente de una jornada de la ONU para sensibilizar a la gente sobre el problema de las minas antipersona, el jefe de la Iglesia católica recordó que la Convención para la prohibición de ese tipo de armas tenía 10 años y que la Convención para la prohibición de bombas de racimo (bombas de fragmentación), acaba de ser adoptada.