•  |
  •  |
  • AFP

Un hombre disparó con un rifle hoy a sus cinco hijos en la localidad estadounidense de Graham, al sur de Seattle, estado de Washington, y luego se suicidó. La Policía encontró a los menores, cuyas edades van de los siete a los 16 años, en su vivienda después que su padre les ocasionara la muerte. Tras consumar el crimen, Harrison, de 35 años de edad, cogió el vehículo y se suicidó con el motor en marcha, razón por la cual agentes policiales lo encontraron un tanto alejado de la localidad en que residía.

El portavoz de la oficina del sheriff del condado de Pierce, Ed Troyer, dijo que se trata de una situación de violencia doméstica y un homicidio-suicidio. "Creemos que todos murieron de heridas de bala", agregó Troyer. Cuatro de las víctimas eran niñas. Según esta misma fuente, Harrison, que salió en busca de su esposa el viernes y la encontró en un supermercado con otro hombre, cometió el delito después de que ella le anunciara que lo dejaba por querer estar con su nuevo novio.

Ésta es la tercera masacre que se reporta en menos de una semana en Estados Unidos y que, en su conjunto, han cegado la vida de 23 personas, incluidos los agresores en dos de los incidentes. Ayer, un hombre armado mató a tres policías que atendieron una llamada por una disputa doméstica en el sector de Stanton Heights, en Pittsburgh (Pensilvania). El jueves, Jiverly Voong, un inmigrante de origen vietnamita, irrumpió en un centro asistencial para inmigrantes en la localidad de Binghamton (Nueva York), donde tomó a 40 rehenes, mató a 13 personas e hirió a otras doce y después se suicidó.