•   Nepal  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los nepalíes comenzaron a votar este domingo en unas elecciones históricas con la esperanza de pasar la página de la inestabilidad que sacude a este país pobre del Himalaya desde el fin de una sangrienta guerra civil hace una década.

Unos 3,2 millones de personas están llamadas a las urnas en el norte del país en unas elecciones a las asambleas nacional y provinciales que se desarrollan en dos tiempos: los nepalíes del sur votarán el 7 de diciembre.

Los resultados se conocerán unos días después de la segunda fase de estas elecciones, las primeras de este tipo bajo la Constitución de 2015.

Al término de muchos años de negociaciones tras el fin del conflicto en 2006, la carta magna nepalí instituyó un Estado democrático con estructura federal.

El país se vio sacudido entre 1996 y 2006 por una década de insurrección maoista, que costó la vida a 17.000 personas y desembocó en el fin de la monarquía.

Pero la transición democrática fue caótica, marcada por una gran inestabilidad gubernamental. Durante los últimos 11 años, Nepal ha vivido diez cambios del primer ministro.

Muchos nepalíes esperan que estos comicios marquen el fin de las turbulencias políticas y permitan limitar el impacto negativo de los enredos en el seno del poder central en Katmandú sobre el desarrollo económico del resto del país.

El domingo por la mañana se veían colas de electores vestidos con ropa de mucho abrigo para protegerse del frío en Chautara, al este de Katmandú.

"Estamos muy contentos de poder elegir a nuestros representantes", decía Ram Krishna Dangal mientras esperaba poder votar. "Esperamos tras estas elecciones un gobierno estable que pueda aplicar programas a largo plazo", agregaba.

La Constitución de 2015 prevé el traspaso de ciertas competencias del gobierno central a las autoridades de siete provincias recientemente creadas.