•   El Cairo  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los sufíes de Egipto, de luto por el peor atentado en la historia reciente del país, expresaron su voluntad de seguir adelante y mantener todas las festividades previstas por el aniversario del profeta Mahoma.

Según el último balance, 305 personas, entre ellas 27 niños, murieron en el ataque del viernes contra una mezquita en el norte del Sinaí, frecuentada por adeptos del sufismo, una corriente mística del islam.

De momento no hubo reivindicaciones pero se sospecha del grupo yihadista Estado Islámico (EI).

El ataque a una mezquita, muy poco común en Egipto, dejó al país consternado.

Las autoridades decretaron tres días de luto nacional aunque el Consejo Supremo de las Órdenes Sufís de Egipto decidió mantener la mayoría de las ceremonias previstas el próximo viernes por el aniversario del profeta.

"Las festividades tendrán lugar (...) en todo el país y en todas las provincias", escribieron los responsables en un comunicado difundido el sábado.

Para respetar el luto de las familias de las víctimas y para "facilitar la seguridad", sólo se anuló una procesión prevista en El Cairo, una marcha que tradicionalmente termina en la mezquita Al Husein -el nombre del nieto del profeta- uno de los lugares más sagrados de Egipto.

"El sufismo no es extranjero al islam. Es el islam en su totalidad", subrayó el consejo en un comunicado.

El viernes, unos treinta hombres armados con la bandera negra de EI lanzaron un ataque a la mezquita Al Rawda, en Bir al Abd, a unos 40 km al oeste de El Arish, capital de Sinaí del Norte.

Al menos 305 personas murieron y 128 resultaron heridas en este ataque, uno de los más graves en el mundo desde los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos.

Todas las víctimas fueron enterradas el sábado.

El presidente egipcio, Abdel Fatah al Sisi prometió el viernes una respuesta "brutal". El país está en estado de emergencia desde los atentados contra la comunidad copta de abril.

En el Vaticano, el papa Francisco expresó nuevamente el domingo en ocasión del Angelus su "gran dolor".

El sábado por la noche, en una entrevista con el canal DMC, el portavoz del ministerio de Exteriores egipcio, Ahmed Abu Zeid, agradeció el "apoyo moral" expresado por muchos países.

Pero "lo que hoy necesitamos es más que apoyo moral", añadió. "Queremos que los países que tienen la potencia política y financiera den un verdadero apoyo a los países que enfrentan el terrorismo", dijo.

La noche que siguió al ataque, la Fuerza Aérea egipcia atacó posiciones en la región donde se produjo el atentado y donde está implantado Estado Islámico.

Aunque los yihadistas de EI parezcan los principales sospechosos de este ataque, el grupo ultrarradical no lo reivindicó.

El año pasado en Egipto, EI había secuestrado y decapitado a un jefe sufí, acusándolo de magia. EI, que adhiere a una versión extrema del salafismo (corriente rigorista del islam) considera al sufismo como una práctica herética.

Los acusan del peor pecado del islam, el politeísmo, debido a que recurren a la intercesión de los santos muertos.

La organización no siempre reinvindica los atentados que comete en Egipto, el país árabe más poblado (90 millones de habitantes) del mundo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus