•   Santiago de Chile  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El izquierdista Frente Amplio chileno sigue sopesando una posición común en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales del 17 de diciembre, y ha reflejado una postura crítica hacia el oficialismo y su candidato, Alejandro Guillier.

Algunos de los doce partidos o movimientos que integran el Frente Amplio (FA), como el Partido Liberal, Igualdad y el Partido Humanista, optaron el fin de semana por dejar a sus militantes libertad de acción.

Otros, como Revolución Democrática (RD), uno los principales integrantes del bloque, convocó a sus militantes a un plebiscito por internet para resolver la línea a seguir.

Hasta ahora no se ha escuchado a Beatriz Sánchez, la candidata presidencial del FA, que protagonizó la gran sorpresa de la jornada electoral al obtener el 20,2 % de los votos en la primera vuelta y llevó al bloque a ganar 20 escaños en la Cámara de Diputados y uno en el Senado.

Sánchez ha señalado que dará a conocer la postura del bloque el 29 de noviembre.

Hasta ahora los dirigentes del FA que se han pronunciado han señalado que un gobierno de Sebastián Piñera, el candidato de la derecha, sería un retroceso para Chile, pero también han mantenido distancia con Guillier por no haber acogido las principales propuestas sociales de la izquierda.

Los líderes del FA se han mantenido inflexibles en plantear el fin del sistema privado de pensiones, la condonación de las deudas del CAE (crédito con aval del Estado), que afecta a estudiantes universitarios, y avanzar rápido hacia la gratuidad universal de la enseñanza.

El matrimonio igualitario, la estatización de la propiedad del agua y una asamblea constituyente para elaborar una nueva carta magna son otras exigencias del FA al candidato oficialista, de cuyo eventual gobierno anuncian también que serán opositores, aunque en una perspectiva "constructiva y propositiva".

Guillier tiene en su programa muchos de los puntos planteados por el FA, pero propone alcanzarlos de manera gradual, una condición que no gusta a la formación izquierdista.

El candidato también ha advertido que su deber no es convencer a los dirigentes del FA sino a sus votantes y este lunes, en una entrevista con el periódico financiero Pulso, advirtió que "si de verdad quieren pasar de lo testimonial a ofrecer una gobernabilidad a Chile, tienen que madurar mucho ese compromiso y sus propuestas".

Subrayó además que no tiene que "hacer guiños al Frente Amplio, tengo que proponer un muy buen programa para Chile".

"Uno no siempre hace lo que quiere, uno hace lo que puede y los avances que Chile ha tenido son notables.

No desperdicien ni desoigan la historia", dijo Guillier a los líderes del FA, defendiendo el progreso bajo los gobiernos de centroizquierda posteriores a la dictadura de Pinochet.

Para el diputado Gabriel Boric, del Movimiento Autonomista (MA), otro de los referentes del FA, si Guillier quiere que los 1,3 millones de votantes del FA lo apoyen en segunda vuelta, "no puede seguir diciendo lo mismo".

Jorge Sharp, alcalde de Valparaíso y dirigente del MA, señaló en tanto que "los chilenos y chilenas no vivirán mejor con un gobierno de derecha, el problema es que no hemos podido conocer ni durante la campaña ni esta semana qué es lo que quieren hacer la Nueva Mayoría y el candidato Guillier".

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus