•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un pueblo en Argentina que se reduce de tamaño, millones de personas que abandonaron sus casas en Colombia, miles que viven con la contaminación en una ciudad de Brasil. Son parte de una exposición fotográfica en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que analiza el impacto del desplazamiento humano.

La exposición “Dis/Place: Nociones de hogar en el periodismo latinoamericano”, abierta esa semana, reúne trabajos de 11 fotógrafos de la región que abordan diversos aspectos del desplazamiento humano, incluyendo la migración económica o forzada, la violencia y las consecuencias ambientales.

“El desplazamiento humano es un tema especial para mí, porque soy en parte colombiana y en parte chilena. Abordar este fenómeno es casi una constante y también un asunto personal”, dijo a AFP Tamara Merino, una de las expositoras en la muestra del organismo, con sede en Washington.

En su fotografía documental, Merino trabajó en diversas regiones del mundo y para esta muestra el BID escogió una secuencia registrada en una ciudad excavada en la roca en el desierto en Australia.

“Se trata de una comunidad que se instaló allí en busca de fortuna, en busca de ópalo. Pero para mí fue impresionante hallar allí personas de 45 nacionalidades diferentes, viviendo en una ciudad excavada en la roca”, dijo Merino a la AFP.

La argentina Jazmine Bakalarz, en tanto, aportó a la muestra su registro gráfico de la pequeña ciudad de Moisés Ville, en la provincia argentina de Santa Fe.

Fundada por migrantes judíos rusos y del Este europeo a fines del siglo XIX, Moisés Ville fue una pieza esencial en la instalación de comunidades judías en la región rural argentina, pero el éxodo de su juventud tornó lentamente a la localidad en una sombra de lo que fue.

Hacia 2010, la población de Moisés Ville no alcanzaba los 2,500 habitantes, de acuerdo con datos del propio municipio.

En tanto, el alemán Jonas Wresch concentró su lente en el desplazamiento forzado de familias colombianas como consecuencia de la violencia que azotó al país durante décadas por el conflicto armado.

“Se estima que hasta siete millones de personas han abandonado sus casas en Colombia”, expresó Wresch en la presentación de sus imágenes en la muestra.

En su segmento, la brutalidad que representa el fenómeno del desplazamiento queda evidente en retratos crudos, casi todos tomados en regiones rurales colombianas.

Límite

En otra de las contribuciones de la muestra puede verse el aporte del peruano (nacido en México) Musuk Nolte, enteramente en blanco y negro y titulada “Threshold” (Límite).

Con fotografías con abundante movimiento registradas en un viejo hospital Psiquiátrico, Nolte explora “un lugar donde la experiencia humana se encuentra en el límite de los sentidos”.

Por su parte, el brasileño Tiago Coelho aportó su mirada sobre la ciudad de Guaíba, en el sureño estado de Rio Grande do Sul, donde la población convive con la contaminación ambiental y sonora constante por la producción de celulosa en el ambiente urbano. En todas las fotos de su muestra -una muchacha que mira a la cámara, el interior de una residencia, jóvenes que pescan- se puede ver la imponente presencia de la mole de la fábrica de celulosa.

La exposición está organizada de forma que textos leídos por los propios autores pueden ser utilizados como guía para seguir las fotografías, y a la entrada una pizarra con un mapa solicita a los visitantes que marquen el lugar del nacimiento, el lugar donde viven y el lugar donde se sienten “en casa”.

“Esa opción de marcar dónde uno se siente en casa es difícil, pero está claro que no está necesariamente relacionada con el lugar donde uno nace o vive”, dijo a AFP en la apertura de la exposición la colombiana Cecilia Nova, que vive en Estados Unidos desde la infancia.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus