•   Berlín  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La canciller alemana Angela Merkel se reunió este jueves por la noche con el presidente de los socialdemócratas, en un intento de sacar al país de la crisis política y evitar el fin de su carrera.

El encuentro entre la canciller y Martin Schulz, que tuvo lugar en Berlín en la oficina del jefe de Estado Frank-Walter Steinmeier, mediador en esta crisis, comenzó como previsto a las 20H00 (19H00 GMT).

El objetivo de la reunión era sondear la posibilidad de una alianza que permita formar un nuevo gobierno. Tanto los conservadores como los socialdemócratas deberán esperar al viernes antes de comunicar los primeros resultados de la conversación.

"Para Merkel, empieza un combate por su supervivencia política", consideraba el diario Der Spiegel. "Merkel debe hacer todo lo posible para forjar esta alianza, la única que puede garantizarle un poder estable".

Desde hace más de un mes el país está dirigido por un gabinete, encabezado por la canciller conservadora, encargado de gestionar los asuntos corrientes. Y la incertidumbre debería prolongarse hasta la primavera boreal.

A las elecciones legislativas de septiembre, de las que no surgió una mayoría clara, siguió un intento fallido de formar un heteróclito gobierno a cuatro bandas: los democristianos de Merkel (CDU), su aliado bávaro CSU, los Liberales y los Ecologistas.

Aritméticamente, solo una renovación de la alianza formada desde 2013 entre conservadores y socialdemócratas del SPD puede permitir aún una mayoría.

El SPD, resuelto a hacer una cura de oposición para reconstruirse, rechazó durante mucho tiempo esta posibilidad. Pero la semana pasada, y bajo la presión del presidente alemán, él mismo socialdemócrata, dijo estar abierto a una negociación si no hay otra alternativa.

De no llegar a un acuerdo, solo quedará la solución de convocar unas nuevas elecciones sin ninguna garantía, según los sondeos, de que la situación política se vea modificada sustancialmente.

 ¿Gobierno minoritario? 

El encuentro del jueves por la noche, en el que participa también el líder de la CSU Horst Seehofer, debe en principio encarrilar las negociaciones. Pero estas discusiones sobre un posible gobierno común no comenzarán antes de enero de 2018.

Martin Schulz afirma esperar que, a raíz de este encuentro, se decidan otras discusiones en los próximos días y semanas. "Entonces veremos en que proceso nos embarcamos", dijo esta semana.

El SPD avanza a regañadientes hacia la idea de renovar la coalición de los dos grandes partidos rivales en el plano nacional, con el riesgo de alimentar así los extremismos. Esta alianza ya dirigió el país en dos ocasiones desde 2005.

Así que los socialdemócratas quieren discutir también otras alternativas, como la de dar apoyo en algunos temas a un gobierno minoritario formado solo por los conservadores de la canciller, o de la CDU con sus aliados ecologistas.

"Es posible que el país desemboque en una configuración que nunca hasta ahora hemos visto en la historia" de Alemania desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, consideró Schulz.

Merkel, por su parte, ha rechazado hasta ahora formar un gobierno minoritario aludiendo a la necesidad de estabilidad en el país.

Pero algunos medios de comunicación alemanes aseguran que la canciller preferiría esta fórmula a convocar nuevas elecciones en caso de fracaso en las negociaciones con el SPD.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus