Secciones
Multimedia

Los kurdos anuncian el fin de sus operaciones anti-EI en el este de Siria

Foto por: ARCHIVO / END

Los kurdos, que han tenido un papel clave en la lucha contra la organización yihadista.

La Casa Blanca anunció que haría ajustes al respaldo militar otorgado a sus socios en tierra en Siria.

La principal milicia kurda en Siria anunció este domingo el fin de su batalla contra el grupo Estado Islámico (EI) en la provincia de Deir Ezzor y aseguró haber expulsado a los yihadistas de su zona de operaciones.

Antaño uno de los principales feudos del EI en Siria, la provincia petrolera de Deir Ezzor (este) es escenario desde el pasado verano (boreal) de dos ofensivas distintas: una de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), formadas principalmente por kurdos y respaldadas por Washington, la otra por el ejército sirio con la ayuda de Rusia.

La zona de operaciones de las FDS, cuyo principal componente son las Unidades de Protección Popular (YPG) kurdas, se situaba al este del Éufrates, el río que divide en dos la región de Deir Ezzor. El ejército, por su parte, continúa combatiendo a un puñado de yihadistas al oeste del río.

"Las YPG (...) liberaron la parte este de Deir Ezzor de los mercenarios del EI", afirmó la milicia kurda en un comunicado.

Según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH), quedan todavía varios pueblos en ambos márgenes del río en los que el EI sigue presente.

Contra todo pronóstico, las YPG dieron las gracias no sólo a la coalición internacional dirigida por Washington, sino también a "las fuerzas rusas".

Una delegación rusa dirigida por un general asistió incluso a la lectura del comunicado en la ciudad de Deir Ezzor, según la agencia kurda ANHA.

Estos agradecimientos son sorprendentes porque las FDS aseguraban hasta ahora que no había ninguna coordinación con el régimen de Damasco o con Moscú.

Las YPG señalaron sin embargo en su comunicado de este domingo que las fuerzas rusas les habían brindado "apoyo aéreo y logístico" y mencionaron una "coordinación en el terreno".

Con el hundimiento del "califato" autoproclamado del EI en Siria e Irak, los kurdos, que han tenido un papel clave en la lucha contra la organización yihadista, están ahora en una posición vulnerable.

La Casa Blanca anunció recientemente que iba a hacer "ajustes" en lo relativo al "respaldo militar otorgado a nuestros socios en tierra en Siria".

Turquía había sembrado dudas al asegurar que recibió garantías de la Casa Blanca sobre el cese de la entrega de armas a los combatientes kurdos.

Las YPG son consideradas un grupo "terrorista" por el gobierno de Ankara, que ve con malos ojos la autonomía adquirida por esta minoría étnica en el norte sirio.

Después de Deir Ezzor, las FDS ya solo combaten al EI en un puñado de localidades en la provincia vecina de Hasaké (noreste).