•  |
  •  |
  • END

Piratas somalíes secuestraron cinco embarcaciones de nacionalidad francesa, británica, taiwanesa, alemana y yemení en los dos últimos días en el océano Índico, desafiando así el despliegue en la zona de las principales potencias navales.

Un barco taiwanés y un navío británico fueron capturados este lunes, anunció a la AFP un responsable de un grupo encargado de vigilar la piratería en la región.

“Hubo otros dos ataques de barcos hoy (ayer): un navío británico, de armador italiano, y uno taiwanés que fue capturado cerca del archipiélago de las Seychelles”, según la misma fuente, que pidió el anonimato.

Un yate con bandera francesa fue secuestrado el sábado en el océano Índico por piratas somalíes, había anunciado poco antes la ONG Ecoterra International.

El ataque al velero “Tanit”, de 12.5 m de eslora, y a sus tripulantes --un matrimonio con su hijo y una pareja-- tuvo lugar “a unos 640 km frente a Ras Hafun, en el noreste de Somalia”, precisó Ecoterra International, una organización con sede en Kenia, vecina de Somalia.

Las fuerzas navales francesas desplegadas en la zona no confirmaron ninguna de las informaciones.

El ministerio francés de Relaciones Exteriores señaló este lunes que estaba comprobando la veracidad de estos datos. “Estamos actualmente en la fase de verificación indispensable antes de toda confirmación”, declaró el portavoz del ministerio, Eric Chevallier.

Ecoterra International señaló, sin embargo, que hubo un contacto por teléfono satelital este lunes con el yate francés.

Según un comunicado difundido por la ONG, el yate francés “navega a una velocidad de ocho nudos en dirección a la costa de Puntland” (provincia autoproclamada autónoma en el noreste de Somalia), donde los piratas tienen varias bases.

Otros dos veleros franceses fueron capturados en esta zona por piratas somalíes. El cuatro de abril de 2008 el “Ponant” fue secuestrado con 30 tripulantes a bordo, y liberado una semana más tarde después de que el armador pagara un rescate de dos millones de dólares.

El dos de septiembre de 2008, el “Carré d’As” fue capturado cuando cruzaba el golfo de Adén, frente a Somalia. Una pareja de franceses fueron secuestrados y se reclamó un rescate de dos millones de dólares, según una fuente cercana al caso.

Este sábado, un portacontenedores alemán de 20,000 toneladas fue capturado a unas 400 millas náuticas de la costa somalí, entre Kenia y Seychelles, con unos veinte tripulantes.

Según Ecoterra, los piratas somalíes atacaron el domingo un remolcador yemení, el “Al Ghaith”, con siete marinos a bordo, en el océano Índico.

Con los dos ataques de este lunes, son al menos 17 las embarcaciones actualmente en manos de los piratas, con unos 250 rehenes.

Los piratas abordaron al menos 130 embarcaciones a lo largo de las costas somalíes en 2008, 200% más que en 2007, según las cifras de la Oficina Marítima Internacional (IMB por sus siglas en inglés).

Frente a este importante aumento de ataques de piratería en las costas somalíes, numerosos países han desplegado buques de guerra en la zona. Por eso, los piratas se adentran cada vez más en el océano para alejarse de las patrullas de vigilancia.