Secciones
Multimedia

Maduro insiste en invitar a oposición a dialogar en el palacio presidencial

Foto por: EFE

Presidente venezolano, Nicolás Maduro.

Entre las exigencias del Gobierno en el diálogo está que la oposición haga campaña en el exterior para eliminar unas sanciones internacionales contra el Gobierno de Maduro por las que la MUD ha abogado hasta ahora.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, insistió hoy en invitar a la oposición a continuar el diálogo en el palacio presidencial de Miraflores, al tiempo que acusó a uno de sus líderes, el presidente del Parlamento, Julio Borges, de ser "parte de la supremacía racial, blanca, oligárquica".

"Yo los invito para que muy pronto, esta semana, a más tardar la próxima semana vayan al Palacio de Miraflores y hagamos una reunión de trabajo y pongamos los intereses del país por encima de los intereses partidistas", dijo Maduro, que aseguró desear "acuerdos rápidos" durante un acto sobre minería en el estado Bolívar del sur del país.

El líder de la Revolución Bolivariana lanzó este mensaje a la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) después de que el dirigente de esta alianza opositora Julio Borges rechazara en nombre de la oposición el primer llamamiento de Maduro para continuar en la sede de la presidencia el diálogo iniciado en República Dominicana.

"El no puede aceptar que un hombre como yo, mestizo, mulato como soy, nieto de africanos, nieto de indios y de blancos criollos, también, sea presidente de la República un obrero (sic). Por eso es que él me desprecia, con Maduro yo no me reúno. Y con quién te vas a reunir Julio Borges? (...) ¿Quién va a firmar el acuerdo?", afirmó Maduro.

El Gobierno y la MUD (que cuenta con mayoría opositora en el Parlamento) se reunieron el viernes y el sábado pasados en Santo Domingo con seis cancilleres de Gobiernos latinoamericanos como garantes. Los encuentros se cerraron sin acuerdo, pero con el compromiso de retomar las conversaciones el 15 de diciembre en la isla.

"Hoy con los cancilleres de la región, tenemos una fecha, una agenda para la próxima reunión y reglas claras que debemos cumplir", dijo Borges en nombre de la oposición, que ha insistido en una presencia de Gobiernos extranjeros en el diálogo a la que en un principio se negó el Gobierno.

Entre las exigencias del Gobierno en el diálogo está que la oposición haga campaña en el exterior para eliminar unas sanciones internacionales contra el Gobierno de Maduro (adoptadas por EE.UU., Canadá y la Unión Europea) por las que la MUD ha abogado hasta ahora.

La oposición, por su parte, demanda la apertura de un canal humanitario y la restitución de los poderes de un Parlamento despojado de sus atribuciones tras la victoria de la MUD en las últimas legislativas, así como la liberación de quienes considera presos políticos y la renovación de la autoridad electoral.

La MUD acusa al Consejo Electoral de haber manipulado para favorecer al chavismo los dos últimos procesos electorales celebrados en el país, y aspira a conseguir cambios en ese órgano que le permitan concurrir con garantías a las elecciones presidenciales que deben tener lugar en 2018.