•  |
  •  |
  • AFP

El ex presidente peruano Alberto Fujimori fue condenado a 25 años de prisión por cargos de violación a los derechos humanos, considerados por el tribunal como "crímenes contra la humanidad" según el fallo leído hoy en Lima, al cual señaló de inmediato que apelará. El tribunal manifestó que el ex mandatario, de 70 años, cumplirá 25 años en prisión (de los cuales ya ha tenido 2) hasta el 10 de febrero de 2032, y que además tendrá que pagar indemnización a 29 agraviados por un valor total de 90.000 dólares.

Apenas se conoció la sentencia, Fujimori consultó con su abogado, César Nakazaki, y le aseguró al presidente del tribunal, César San Martín, que apelará la sentencia. "Señor presidente, interpongo recurso de nulidad", manifestó Fujimori, fórmula para señalar que recurrirá a la apelación.

De antemano el abogado defensor de Fujimori, César Nakazaki, había señalado que en caso de que su cliente fuera condenado, apelaría la decisión. Si finalmente cumple con esto será un tribunal de cinco jueces de la Corte Suprema los encargados de ver esa apelación.

El juez San Martín señaló que se habían probado crímenes de homicidio calificado y secuestro agravado, que configuran "según el derecho internacional, crímenes contra la humanidad". El magistrado indicó que se había probado la "autoría mediática" de Fujimori, según la cual las acciones de quienes perpetraron las dos matanzas y los dos secuestros que se juzgaban correspondían a una política de Estado diseñada por él. "Los cuatro cargos objeto de imputación se encuentran probados, más allá de toda duda razonable, por consiguiente la sentencia que se emite es condenatoria", precisó el juez.

Tras la lectura de la sentencia, se escucharon gritos de aprobación de los familiares de las víctimas que se encontraban en la sala. El fallo generó elogios de las organizaciones de derechos humanos Amnistía Internacional y Human Rights Watch, que lo consideraron "ejemplar" y un magnífico precedente para otros casos. Los cargos por los que es juzgado el ex mandatario son la de ser autor intelectual de la matanza del distrito limeño de Barrios Altos en 1991, donde murieron 15 personas, y de la matanza en la Universidad de La Cantuta en 1992. Igualmente por los secuestros del periodista Gustavo Gorriti, corresponsal por entonces del diario español El País, y del empresario Samuel Dyer, quienes fueron llevados a los sótanos del Servicio de inteligencia del Ejército.

Su hija llama a reclamar en las calles
La congresista peruana Keiko Fujimori, hija del ex presidente Alberto Fujimori, convocó a sus partidarios a manifestarse en las calles para rechazar el fallo. "Es la hora de la calle contra este fallo que destila odio y venganza", acotó. "La sentencia contra mi padre es injusta, es un triunfo de los grupos defensores de los derechos humanos y del terrorismo", aseveró la congresista, de 35 años e hija mayor de Fujimori.

"Han ganado una batalla pero no la guerra", agregó, visiblemente dolida por la sentencia. "Yo esperaba un fallo justo, no había pruebas", aseguró. El lunes, el presidente Alan García había pedido a los peruanos respetar con calma la decisión del tribunal. Por su parte, Gisela Ortiz, hermana de una de las víctimas, expresó satisfecha que "se ha respetado el derecho a la verdad para los familiares".

Fujimori tiene cuatro acusaciones pendientes

El ex mandatario negó durante todo el juicio que durante su gobierno hubiese una política de "guerra sucia", argumento de la Fiscalía finalmente acogido por el tribunal. Grupos de derechos humanos y familiares de las víctimas, en cambio, insistieron por años en que el Estado a cargo de Fujimori violó las garantías ciudadanas en la guerra interna contra las guerrillas Sendero Luminoso y MRTA. Ahora un tribunal de cinco jueces de la Corte Suprema se encargará de ver el caso, que debería ser resuelto este año.

Fujimori tiene pendientes cuatro acusaciones más por corrupción, pero como las penas en Perú no son acumulativas sino que se aplica la más alta, ninguno de los casos de corrupción podrá empeorar la situación del ex presidente. Fujimori -que gobernó Perú entre 1990 y 2000 cuando renunció a su cargo por fax desde Brunei al destaparse el caso de corrupción de su gobierno- se encuentra detenido en la misma sede judicial donde se realizaron las audiencias. La justicia determinará si tendrá un nuevo sitio de reclusión a partir del final del juicio.