•   Sabetta, Rusia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, inauguró hoy a orillas del Ártico ruso la gigantesca planta de gas natural licuado Yamal LNG, construida sobre el yacimiento South-Tambeyskoye, considerado uno de los mayores del mundo con sus 926.000 millones de metros cúbicos de reservas confirmadas de gas.

Al aire libre en plena tundra ártica y con una temperatura de casi 30 grados bajo cero, el jefe del Kremlin apretó un botón y el gas licuado producido en la planta comenzó a bombear en el único metanero rompehielos del mundo, el "Arc7 Christophe de Margerie".

El navío tiene una capacidad de 172.600 metros cúbicos de gas licuado en sus tanques.

"Este no es sólo un acontecimiento importante para el sector energético del país y para la industria de licuefacción del gas. Se trata de un proyecto mucho más ambicioso, y me refiero al reto de conquistar el Ártico", dijo Putin durante la ceremonia.

Miles de trabajadores, ingenieros, inversores y gestores de una quincena de países han puesto su granito de arena para hacer realidad el espectacular proyecto que pudo ser pese a muchos problemas, incluidas las dificultades para su financiación después de las sanciones occidentales contra Rusia.

Las compañías que participan en el proyecto (que el Kremlin ha situado entre sus iniciativas energéticas estratégicas) son la rusa Novatek, la china CNPC, la francesa TOTAL y la española Gas Natural Fenosa.

El colosal rompehielos partirá mañana desde el puerto de Sabetta, en la península siberiana de Yamal bañada por el inhóspito mar de Kara, hacia un puerto europeo del mar del Norte, donde será descargado en una terminal de GNL para luego seguir su viaje hacia algún país de la región del Asia-Pacífico, indicó el presidente de Novatek, Leonid Mijelson, en una conferencia de prensa.

Novatek es la gasística privada más importante de Rusia y posee el 51 % de las acciones de la planta. Otro 40 % se lo reparten a partes iguales la francesa Total y la china CNPC, mientras que la también china SRF (Silk Road Fund) posee el 9,9 % restante.

"El 90 por ciento del GNL producido en esta planta se destinará casi con toda seguridad a los mercados del Asia Pacífico", explicó Mijelson.

Hoy se ha puesto en funcionamiento la primera fase de la planta de licuefacción, con una capacidad de producción de 5,5 millones de toneladas de gas al año.

Antes de que concluya el año que viene se pondrán en funcionamiento la segunda y tercera fase del proyecto, tras lo cual la planta sumará una capacidad de producción anual de 16,5 millones de toneladas de GNL.

La planta se ha construido sobre el mismo yacimiento South-Tambeyskoye, considerado uno de los mayores del mundo con sus 926.000 millones de metros cúbicos de reservas demostradas de gas.

Según informó Novatek, Yamal LNG suministrará 3.200 millones de metros cúbicos anuales de combustible a España a partir de 2018.

"Me ha impresionado la capacidad de construir algo tan grande en un sitio con este clima. Es un proyecto muy ambicioso, en unas condiciones climatológicas muy complicadas y hay que reconocer el mérito en sí mismo de haberlo logrado", dijo a Efe el embajador de España en Rusia, Ignacio Ybánez.

A la ceremonia también asistieron dos altos directivos de Gas Natural Fenosa, la gasística española que se ha convertido en la única empresa europea que ha firmado un contrato para comprar el gas natural licuado (GNL) producido en la planta.

Cuando comience el suministro, el contrato se convertirá en uno de los más importantes de la cartera de la multinacional española, ya que recibirá durante los próximos 25 años cerca de 3.200 millones de metros cúbicos de GNL ruso al año, lo que representa aproximadamente el 10 % del consumo anual de España.

España, uno de los pocos países de Europa que no está conectado a la red de gasoductos rusos, es el sexto importador de GNL del mundo y el primero de la Unión Europea (UE).