•  |
  •  |
  • EFE

El Ejecutivo de Bolivia manifestó hoy su rechazo a una solicitud presentada por la oposición ante la autoridad electoral que busca excluir de los comicios de 2019 al presidente del país, Evo Morales, y a su vicepresidente, Álvaro García Linera, habilitados por una sentencia judicial.

El ministro de Justicia, Héctor Arce, sostuvo que la sentencia del Tribunal Constitucional (TC) emitida el pasado 28 de noviembre "se aplica a partir de esa fecha hacia el futuro".

Por contra, los opositores reclaman que la decisión del TC respete el resultado del referéndum del 21 de febrero de 2016, en el que los bolivianos rechazaron que Morales pueda volver a presentarse a un cuarto mandato consecutivo.

Para la autoridad boliviana la solicitud hecha el viernes por el abogado constitucionalista Carlos Alarcón ante el Tribunal Supremo Electoral (TSE) reconoce implícita la validez del fallo judicial, aunque a su juicio plantee dudas erróneamente sobre los tiempos de su aplicación.

El Constitucional boliviano habilitó a Morales para futuros comicios bajo el argumento de que un artículo de la Convención Americana de los Derechos Humanos debe aplicarse por encima de otros de la Constitución y la normativa electoral de Bolivia, que limitan la reelección a dos mandatos consecutivos.

El debate actual entre oficialismo y oposición en Bolivia gira sobre cuestiones como la validez o no del referéndum de 2016.

Morales y sus partidarios rechazaron los resultados de esa consulta, alegando que la población votó engañada por una supuesta campaña de desprestigio promovida por la oposición.

Alarcón, quien fue viceministro de Justicia en el Gobierno de Carlos Mesa (2003-2005), aseguró el viernes a los medios que la habilitación de Morales y su vicepresidente debiera esperar hasta 2024.

También indicó que el TSE es libre de pronunciarse para defender los derechos de los electores de la consulta popular del año pasado.

La semana pasada, la presidenta del organismo electoral, Katia Uriona, expresó a título personal que el TC debía efectuar una aclaración sobre la vigencia o no del referéndum.

La Constitución boliviana solo permite dos mandatos consecutivos, pero el TC ya autorizó a Evo Morales a presentarse en 2014 a un tercer periodo al fallar que su primer mandato (2006-2009) no cuenta porque el país se refundó con la Carta Magna de 2009.

Una victoria de Morales en las elecciones del año 2019 le daría la posibilidad de gobernar hasta el año 2025.