•   La paz, Bolivia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El colectivo Mujeres Creando reunió hoy en La Paz a feministas bolivianas implicadas en múltiples causas, para entre todas aprender a enfrentarse a problemáticas como el aborto y la violencia machista con mayor eficacia a través de talleres de capacitación.

El "Encuentro de Mujeres Trabajadoras" respiraba empatía y una suerte de sororidad, lo que permitió que 81 mujeres pudieran disfrutar de siete talleres simultáneos.

Los más concurridos fueron "No puedo ser la mujer de tu vida porque soy la mujer de mi vida", que afrontó los estereotipos de género y la problemática del patriarcado, e "Inicia tu negocio sin tramitadores, abogados ni contadores", con perspectiva empresarial.

La máxima en todos los talleres era aprender y compartir entre "hermanas", tal y como se referían entre ellas en temas muy delicados.

El aborto fue uno de los temas más intensos, ya que se pudieron escuchar testimonios desgarradores de mujeres que tuvieron que abortar clandestinamente para evitar la cárcel.

El colectivo Mujeres Creando, dirigido por María Galindo, muestra una fuerte preocupación por la criminalización de las mujeres que deciden abortar, incluso dentro de las causales en las que está permitido.

En Bolivia el aborto está permitido en ciertos supuestos, como la violación, que la mujer sea menor de edad o que tenga personas a su cargo, pero los colectivos feministas denuncian es insuficiente, lo que provoca muchos abortos clandestinos.

En el taller, las organizadoras explicaron que hay mujeres que han pasado varias noches en la cárcel por denuncias de médicos que aseguraban que habían abortado voluntariamente fuera de esos supuestos, aún siendo mentira.

Otro de los más interesantes fue el taller culinario de "Menú Antiimperialista", con productos locales y técnicas ancestrales de cocina, que luego pudieron degustar con ahínco tras las tres horas de talleres.

"Es recordar lo nativo, volver a nuestros orígenes", reconocía a Efe una joven asistente al curso de cocina.

Además, ante los elevados índices de violencia contra la mujer en Bolivia la clase de defensa personal mostró cómo enfrentarse a una agresión o a un intenso de violación.

"No se trata de tener miedo, sino de tener prevención", explicaba Verónica, quien a sus 60 años mantiene una agilidad y una técnica envidiables.

Del mismo modo, las mujeres asistentes pudieron dejar volar su imaginación y crear una serie de carteles feministas con mensajes claros y directos, gracias al taller de gráfica.

Danitza Luna, su organizadora, apuntaba a Efe que "se trata de utilizar el lenguaje y la gráfica como arma a través de metáforas feministas".

En el ambiente quedaba latente un sentimiento de euforia, de puro feminismo sin censuras que abarca un amplio abanico de mujeres bolivianas que luchan por terminar con el patriarcado.

Como resumía a Efe María Galindo, este tipo de encuentros, que ya hace varios años que se celebran, son "muy variados, plantean un gran abanico de las luchas bolivianas con mujeres que vienen desde todos los ángulos y con un eje de horizontalidad donde nadie se coloca por encima de nadie".

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus