•  |
  •  |
  • AFP

Miles de jóvenes asaltaron hoy la presidencia y el parlamento moldavos con gritos de "Libertad" y "Abajo el comunismo" para contestar la victoria de los comunistas en las elecciones legislativas del domingo. Las granadas lacrimógenas y los cañones de agua de la policía no impidieron que los jóvenes irrumpieran en estos dos edificios emblemáticos del centro de Chisinau, capital de esta ex-república soviética situada entre Rumania y Ucrania. Durante el transcurso del día, los asaltantes no paraban de tirar muebles, ordenadores y objetos personales de los diputados por las ventanas del Parlamento en llamas.

En horas de la tarde, la mayoría de los manifestantes habían abandonado el lugar. Unas 500 personas seguían en los alrededores de la sede del gobierno cantando y bebiendo vino. El presidente comunista saliente Vladimir Voronin y los principales responsables del país se encontraban en la sede del gobierno, protegida por la policía.

Violentos enfrentamientos entre las fuerzas del orden y los manifestantes provocaron un centenar de heridos, informó el hospital de urgencia de Chisinau. La muerte de una mujer por asfixia entre las llamas del Parlamento, anunciada por la cadena de televisión Moldova 1, fue desmentida por los servicios de rescate. Ante esta ola de violencia, el presidente Voronin, afirmó que Moldavia defendería "firmemente la integridad del Estado" frente a los manifestantes que intentan "cometer un golpe de Estado".

Oposición pide recuento de votos
Los partidos de la oposición liberal, que denuncian irregularidades en las elecciones legislativas del pasado domingo, hicieron un llamado para continuar las manifestaciones si sus exigencias no eran atendidas. Reclaman un nuevo recuento de los votos y la anulación del escrutinio si se descubren fraudes. El Partido Comunista Moldavo, PCM, pro europeo, alcanzó el 50% de los votos en las legislativas, muy por delante del Partido Liberal que obtuvo 12,78% y del Partido Liberal Demócrata con apenas un 12,26%. La Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, OSCE, estimó que estas elecciones se habían desarrollado conforme a las normas internacionales.

Preocupación Internacional
Los enfrentamientos ocasionados tras los comicios suscitaron reacciones de preocupación internacionales. El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, "llamó a todas las partes a no recurrir a la violencia y restaurar la calma en Moldavia”. Por su parte el presidente ruso, Dmitri Medvedev, exigió una "solución pacífica" a la crisis "lo antes posible". Mientras que, en Bruselas, el Alto Representante para la Política Exterior de la UE, Javier Solana, pidió "a todas las partes cesar la violencia y la provocación".

Los comunistas están en el poder desde el 2001 con un programa proruso, con lo cual efectuaron un giro radical en 2005 dirigiéndose hacia la Unión Europea, esperando recibir una ayuda económica para el país, conocido por ser el más pobre de Europa.