•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Estados Unidos acusó ayer a la Autoridad palestina de “alejarse” de la posibilidad de discutir sobre la paz en Medio Oriente al desairar al vicepresidente Mike Pence en su próxima visita a la región.

“Es desafortunado que la Autoridad palestina se esté alejando de nuevo de la oportunidad de discutir sobre el futuro de la región”, dijo el subjefe de gabinete de Pence, Jarrod Agen, en un comunicado.

Agen hizo estas declaraciones un día después de que la Autoridad palestina informara que su presidente, Mahmud Abas, rehusaba reunirse próximamente con Pence después de que Washington reconociera a Jerusalén como capital de Israel.

Manifestaciones

El movimiento Fatah de Abas instó a los palestinos a continuar con sus manifestaciones contra la decisión de Estados Unidos de reconocer Jerusalén como capital de Israel, anunciada el miércoles por el presidente Donald Trump.

En una declaración publicada el sábado por la noche, tras tres días de violencia en los que cuatro palestinos perdieron la vida y decenas resultaron heridos, el Fatah hizo un llamado a “continuar con la confrontación y a ampliarla a todos los puntos en los que el Ejército israelí está presente”.

Decenas de miles de manifestantes salieron de nuevo a la calle ayer, por cuarto día consecutivo, en Oriente Medio y en otras partes del mundo, para protestar contra la polémica decisión del presidente estadounidense, Donald Trump, de reconocer Jerusalén como capital de Israel.

Muertes

En el cuarto día de enfrentamientos y protestas en los territorios palestinos, donde murieron cuatro palestinos, y de manifestaciones en varios países, el papa Francisco volvió a llamar a la “sensatez” y la “prudencia de todos” para “evitar una nueva espiral de violencia”.

Prueba de la exacerbación de las tensiones, un palestino apuñaló e hirió de gravedad a un agente de seguridad israelí en Jerusalén, según la Policía, que trató el ataque de “terrorista”, el agua para dispersar una inusual manifestación cerca de la embajada de Estados Unidos, en el norte de Beirut.