•   Jerusalén  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Varias manifestaciones ocurrieron ayer en Oriente Medio por quinto día consecutivo contra el reconocimiento estadounidense de Jerusalén como capital de Israel, tema que ocupa la agenda diplomática internacional.

La criticada decisión del presidente estadounidense Donald Trump seguía centrando el lunes la actualidad diplomática, desde Bruselas a El Cairo, pasando por Ankara.

El presidente ruso, Vladimir Putin, instó este lunes durante una visita en El Cairo a retomar nuevas negociaciones entre israelíes y palestinos, especialmente a propósito de Jerusalén después del reconocimiento de Washington.

Putin llamó a “una reanudación inmediata de las negociaciones directas israelo-palestinas sobre todos los temas en disputa, incluido el estatuto de Jerusalén”, según una traducción oficial simultánea en árabe de sus declaraciones en ruso.

En Beirut, varios miles de partidarios del Hezbolá desfilaron en el sur de la capital libanesa, bastión del poderoso movimiento chiita, aliado de Irán y enemigo de Israel, y que quiere ser uno de los adalides de la causa palestina. “Jerusalén es nuestra”, proclamaban muchas pancartas.

En Irán, algunos centenares de manifestantes quemaron retratos de Trump y banderas estadounidenses e israelíes.

En los territorios palestinos, decenas de jóvenes, con el rostro cubierto por la tradicional bufanda, incendiaron llantas y lanzaron piedras contra los soldados israelíes a la salida de Ramala, en la Cisjordania ocupada.

Los soldados israelíes respondieron con gas lacrimógeno, proyectiles y balas de caucho y, esporádicamente, con balas reales. Varios jóvenes resultaron heridos, según fotógrafos de la AFP.

“Estamos aquí para protesar contra la decisión de Trump y para decir que Jerusalén Este es y seguirá siendo nuestra capital, y que seguiremos defendiéndola”, declaró un hombre encapuchado.

Los choques con los soldados israelíes causaron 27 heridos, alcanzados por proyectiles de caucho o balas reales en Cisjordania y en la Franja de Gaza, informó la Cruz Roja

Al reconocer el 6 de diciembre a Jerusalén como capital de Israel —una ruptura con décadas de diplomacia estadounidense e internacional— Trump generó manifestaciones diarias en el mundo musulmán y disturbios en los territorios Palestinos, aunque la movilización no sea masiva.

Sustancia de la paz

“Lo peor que puede ocurrir ahora es una escalada de tensiones, de violencia”, dijo este lunes la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, antes de una reunión en Bruselas con el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, y los ministros de Exteriores de la UE.

Ante Netanyahu, Mogherini recordó la posición de la UE, la visión internacional más extendida, de que la solución al conflicto pasa por la creación de dos Estados en base a las fronteras de 1967, cuyas capitales en ambos casos estarían en Jerusalén.