•   Lima, Perú  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El vicepresidente primero de Perú, Martín Vizcarra, afirmó ayer su compromiso “con la gobernabilidad”, tras la crisis política que se ha desatado en su país por el pedido de destitución del presidente Pedro Pablo Kuczynski.

A Vizcarra, quien es embajador de Perú en Canadá, le correspondería asumir la Presidencia si el Congreso aprueba la destitución de Kuczynski.

“El Perú es más grande que sus problemas. Nuestro compromiso es con la gobernabilidad, respetando la Constitución y las instituciones democráticas, sin importar los colores políticos. El Perú Primero”, escribió el político en un mensaje en la red social Twitter.

Un pedido de vacancia (destitución) de Kuczynski fue enviado ayer al Congreso por un grupo de legisladores de distintas bancadas, que pidieron que se declare la “permanente incapacidad moral” del mandatario y su salida del cargo.

Entre los fundamentos presentados por los legisladores están las declaraciones escritas presentadas por Kuczynski a la comisión parlamentaria, que investiga el caso Lava Jato, en las que negó haber recibido dinero de Odebrecht.

No obstante, la comisión presidida por la fujimorista Rosa Bartra recibió documentación de Odebrecht, en la que se reportó los depósitos hechos por esta compañía a la firma Westfield Capital, propiedad de Kuczynski, entre 2004 y 2007 por asesorías.

En esos años, el mandatario formaba parte del gabinete del expresidente Alejandro Toledo (2001-2006), actualmente con orden de detención preventiva por presuntamente haber cobrado un soborno de 20 millones de dólares de Odebrecht por la construcción de la carretera interocéanica sur.

El presidente rechaza

Kuczynski pidió el jueves a las autoridades judiciales de su país que le levanten el secreto bancario y rechazó las acusaciones de que una de sus empresas recibió pagos de Odebrecht.

El gobernante también dijo que no se va “a dejar amedrentar” ante las advertencias de la oposición política, liderada por el fujimorismo, de que lo destituirá del cargo.

“No voy a abdicar, ni a mi honor, ni a mis valores, ni responsabilidades como presidente de todos los peruanos, invito a todos los actores políticos a hacer lo mismo, nos costó mucho recuperar esta democracia, no la volvamos a perder”, invocó.