•   Pakistán  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Al menos ocho personas murieron y 30 resultaron heridas este domingo en un atentado suicida perpetrado contra una iglesia en el suroeste de Pakistán, a una semana de Navidad, anunciaron las autoridades.

El ataque fue cometido por dos kamikazes contra la iglesia metodista de Quetta, capital de la muy inestable provincia de Baluchistán, durante el servicio religioso dominical.

El jefe de la policía provincial, Moazzam Jah, precisó a la AFP que entre los muertos figuraban dos mujeres, y que muchos de los heridos están graves.

Según el ministro de Interior de Baluchistán, Sarfraz Bugti, la policía interceptó y disparó a uno de los suicidas en el exterior pero el segundo atacante consiguió llegar hasta la puerta principal de la iglesia donde se hizo estallar.

"La policía actuó con rapidez e impidió a los atacantes entrar en el hall principal", dijo Moazzam Jah.

El ministro detalló que alrededor de 250 personas suelen acudir a la iglesia los domingos, pero esta vez la asistencia era mayor por estar en unas fechas cercanas a Navidad y había 400 personas presentes.

"Dios no lo permita, si los terroristas hubieran logrado su objetivo, más de 400 vidas habrían estado amenazadas", publicó el ministro Bugti en Twitter.El ataque fue cometido por dos kamikazes contra la iglesia metodista de Quetta.

En imágenes publicadas por la televisión paquistaní, se podían ver bancos de la iglesia rotos y pedazos de instrumentos de música esparcidos por el suelo ensangrentado.

Ningún grupo ha reivindicado el ataque.

 Violencia islamista 

Los cristianos representan alrededor del 1,6% de los 200 millones de paquistaníes.

A diario, son víctimas de la discriminación en el Pakistán de mayoría musulmana, viven con miedo a las acusaciones de blasfemia, que a menudo se usan como pretexto contra las minorías para resolver conflictos personales, y son relegados a ejercer las profesiones peor remuneradas.

Al igual que otras minorías religiosas, también son el blanco de la violencia islamista.

En 2016, uno de los peores ataques ocurridos en Pakistán dejó 75 muertos, muchos de ellos niños, en un parque de Lahore el fin de semana de Pascua.

Este ataque fue reivindicado por el grupo Jamaat-ul-Ahrar, una facción talibán paquistaní.

En imágenes publicadas por la televisión paquistaní, se podían ver bancos de la iglesia rotos y pedazos de instrumentos de música esparcidos por el suelo ensangrentado.La policía y el ejército han estado luchando contra la insurgencia islamista y nacionalista en Baluchistán durante más de una década.

La provincia de Baluchistán, fronteriza con Irán y Afganistán, es rica en recursos naturales pero es la región más inestable de Pakistán, devastada por el activismo islamista, la violencia sectaria y una insurgencia separatista.

Es la más grande de las cuatro provincias del país. Sus siete millones de habitantes se quejan desde hace tiempo de no recibir una parte equitativa de sus riquezas.

Estos últimos años, las autoridades hacen campaña para intentar promover la paz y el desarrollo económico, lo que redujo considerablemente el nivel de violencia en la provincia.

Estos esfuerzos incluyen un proyecto de infraestructura chino, un "corredor" -llamado Corredor Económico China Pakistán- que proporcionará a Pekín una nueva ruta de la seda, conectando Kashgar (noroeste de China) con el puerto paquistaní de Gwadar en el océano Índico.