•   Santiago de Chile, Chile  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El candidato derechista a la Presidencia de Chile, Sebastián Piñera, votó hoy entre aplausos de partidarios y manifestaciones de repudio de grupos de detractores en la segunda vuelta de los comicios en que se elegirá al próximo ocupante del palacio de La Moneda.

Al igual que en la primera vuelta de las elecciones, el pasado 19 de noviembre, el ambiente era caótico en las afueras del colegio República de Alemania, en el que vota Piñera, pero a diferencia de esa vez el candidato de la coalición Chile Vamos declinó hacer declaraciones.

Piñera, que en la primera vuelta obtuvo un 36,66 % de los votos, se enfrenta este domingo al senador progresista Alejandro Guillier, abanderado de la oficialista Fuerza de la Mayoría, que en noviembre alcanzó el 22,68 % de la votación.

El candidato, que ya fue presidente de Chile entre 2010 y 2014, cumplió rápidamente con el trámite de votar y se retiró sin hacer comentarios, mientras la policía debió intervenir para que el enfrentamiento verbal de partidarios y detractores no pasara a mayores.

"Piraña" y "No+ladrón", decían las pancartas que portaban los adversarios del candidato derechista, que no obstante había formulado algunas declaraciones en su casa, donde compartió con su familia un desayuno que él mismo preparó.

En la ocasión, Piñera prometio a sus nietos que si gana la elección los llevará a todos a Fantasilandia, un popular parque de juegos y entretenimientos de Santiago.

"Esperamos el resultado con humildad, porque hay que respetar la democracia y lo que los demás decidan, pero también con mucha esperanza", dijo el candidato en la ocasión.

Sebastián Piñera. EFE/END"Estamos tranquilos y contentos, porque hicimos una buena campaña. La voz y la decisión le corresponde a la gente.

Lo que más importa es que muchos chilenos se levanten y vayan a votar", dijo.

Sobre su rival en los comicios, comento que Alejandro Guillier "también realizó una campaña donde entregó lo mejor de sí mismo. Es un día importante para la democracia, Chile es un país maravilloso y vale la pena participar. Espero con mucha tranquilidad y confianza, sé que elegirán el mejor camino para todos", sostuvo.

En tanto, Guillier, manifestó su confianza en el triunfo "por dos o tres puntitos".

"Las expectativas son altas, vamos a ganar por dos o tres puntitos. Esa es la confianza que tenemos", sostuvo Guillier al momento de votar en un colegio de la ciudad de Antofagasta, al norte del país, donde reside y a cuya región representa en el Senado.

Alejandro Guillier. EFE/ENDEl trayecto del candidato a su lugar de votación fue alterado cuando algunos detractores lanzaron huevos contra el vehículo en que se movilizaba desde el mismo edificio en que había pernoctado.

"Estamos muy animosos porque hicimos bien la pega, no hubo errores ni nada por el estilo. Salió todo bien previo a la segunda vuelta", comentó Guillier, que tras votar regresará a Santiago para seguir en la sede de su comando los escrutinios.

"Yo creo que vamos a ganar por una diferencia clara, estrecha pero clara. Estamos muy optimistas", insistió Guillier, para quien las campañas electorales "tienen los dos extremos, momentos muy duros y momentos emocionantes, pero el balance es maravilloso".

"Es el año más intenso de mi vida, pero también he sentido más fuerte a la familia, los amigos, y la ciudadanía. El pueblo chileno es cariñoso y es muy respetuoso, mínimos incidentes, menores sin ninguna trascendencia, lo que demuestra que somos un país que valora su institucionalidad democrática", consideró.

Más temprano, Alejandro Guillier tomó desayuno con una profesora de Historia que tuvo en la enseñanza media, Wilma Herrera, quien recordó que el hoy candidato fue presidente del curso y del Centro de Alumnos del colegio. "Era demasiado responsable", indicó la docente.