•   San Juan, Puerto Rico  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Un conflicto laboral ha dejado prácticamente sin agentes de la Policía de Puerto Rico las calles de algunos municipios en un delicado momento para la isla tras el huracán María en el que todavía falta la luz de forma generalizada y no funcionan los semáforos.

El director ejecutivo del Sindicato de Policías Puertorriqueños, José Marín, dijo hoy a Efe que el domingo se ausentaron más de 4.000 agentes de Policía de un total de 12.000, un tercio de los efectivos, lo que da idea de la magnitud de un problema perceptible en muchas áreas del territorio caribeño.

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, anunció que ha pedido al secretario del Departamento de Seguridad Pública (DSP), Héctor Pesquera, que ponga en marcha una investigación sobre el ausentismo en la Policía.

"Le he solicitado al secretario del DSP que haga una investigación y se comiencen a tomar acciones inmediatamente", adelantó Rosselló.

Los datos de la propia Policía reflejan que el domingo se ausentaron de sus puestos un total de 4.565 agentes, cifra que el sábado se situó en 4.081, mientras que en el área policíaca de San Juan hoy faltaron 518 agentes.

Marín explicó que los agentes de la Policía que se han ausentado lo han hecho por bajas médicas debidamente justificadas.

Aclaró que tras el huracán María, que el pasado 20 de septiembre arrasó la isla caribeña, muchos agentes de la Policía de Puerto Rico se vieron obligados a trabajar durante jornadas de 12, 14 y hasta 16 horas.

Para hacer frente al pago de esas horas extraordinarias realizadas por los agentes, la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (Fema, por sus siglas en inglés) desembolsó al Gobierno de Puerto Rico cerca de 5 millones de dólares.

Sin embargo, matiza Marín, las horas no fueron pagadas a los agentes, salvo a algunos destinados a la escolta de miembros del Gobierno, lo que provocó malestar entre sus compañeros.

El líder sindical indicó que además de no pagarse las horas extraordinarias hay un problema administrativo grave añadido en el seno de la Policía de Puerto Rico, ya que a los agentes se les devuelve de manera generalizada los formularios en los que deben de indicar el número de horas extraordinarias trabajadas con la excusa de estar erróneamente rellenados.

Dijo se dan casos de devoluciones por un minuto teóricamente mal reflejado, lo que provoca que deban volverse a rellenar y en muchos casos se presenten fuera del plazo marcado, lo que lleva a que tener que esperar otro mes para poder cobrarse.

Además, se suma el que si a día 31 de diciembre no se han utilizado los días por enfermedad que los agentes tienen correspondientes a este años se pierden.

Marín aseguró que, en cualquier caso, los agentes de la Policía de Puerto Rico que en estos últimos días no se han presentado a trabajar lo pueden justificar con las debidas notificaciones de sus médicos y que piensa que se sienten enfermos dadas las horas y horas que acumuladas en los meses transcurridos desde el paso del huracán María.

Dijo que, en su opinión, la culpa del problema recae en la responsable máxima de la Policía de Puerto Rico, Michelle Hernández de Fraley, quien ha impuesto una rigidez administrativa en los informes por horas trabajadas que suponen un quebradero de cabeza para los agentes.

Por su parte, el presidente de la Corporación Organizada de Policías y Seguridad (COPS), Jaime Morales, advirtió a Pesquera de que se abstenga de desatar una "cacería de brujas" contra los agentes que no se han presentado en sus puestos de trabajo a causa de licencia por enfermedad.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus