Secciones
Multimedia

Paro sindical paraliza aeropuertos y limita transporte urbano en Buenos Aires

Foto por: EFE

Integrantes de la Policía Federal Argentina se enfrentan con manifestantes en Buenos Aires.

El metro retomó su actividad con limitaciones en algunas de sus líneas. Los autobuses de la ciudad fueron los únicos que mantuvieron su servicio durante toda la jornada y no se detuvieron a medianoche como estaba programado.

La jornada de huelga general convocada por la principal agrupación sindical de Argentina, la Confederación General de Trabajadores (CGT), finalizó hoy con parte de la red de transportes paralizada, aeropuertos inoperantes y alguna avenidas de Buenos Aires cortadas al tráfico.

Pasado el mediodía, cuando estaba dispuesto que finalizara el paro organizado en protesta por la polémica reforma de las pensiones que la Cámara de Diputados convirtió hoy en ley, algunos trenes ya habían comenzado a operar desde la estación central de la capital, situada en el barrio de Retiro, hacia zonas de la provincia.

Por su parte, el metro retomó su actividad con limitaciones en algunas de sus líneas. Los autobuses de la ciudad fueron los únicos que mantuvieron su servicio durante toda la jornada y no se detuvieron a medianoche, como estaba programado, después de que el gremio a cargo de los colectivos, la Unión Tranviarios Automotor (UTA), comunicara su decisión de no adherirse al paro.

El colapso producido en las carreteras de la ciudad fue notable, especialmente debido a la lluvia que protagonizó la mañana y que llevó a la mayoría de los habitantes a tomar taxis, operativos desde el inicio de la huelga, y a utilizar los autobuses urbanos a falta de otros medios de transporte habituales.

Las inmediaciones de la céntrica Plaza de Mayo, así como las avenidas que conducen a la plaza donde se sitúa el Congreso de la Nación, estuvieron cortadas al tránsito por razones de seguridad, debido a la agitada y violenta confrontación producida ayer entre la Policía de la ciudad y manifestantes encapuchados.

Por su parte, los dos principales aeropuertos de Argentina, el Aeroparque Jorge Newbery, predominante para vuelos regionales, y el aeropuerto internacional de Ezeiza reanudaron sus funciones técnicas y de administración a partir de las 12.00 hora local (15.00 GMT), cuando las aerolíneas reprogramaran a los pasajeros, confirmaron fuentes aeroportuarias.

Todos los vuelos de entrada y salida de ambos aeropuertos, así como muchos que operaban en otras terminales provinciales del país, fueron cancelados ayer poco antes del mediodía, dejando a miles de personas en la obligación de alargar su estadía en la capital y aplazar su viaje hasta que se les asigne una nueva plaza.

La llamada "reforma previsional", que permite el reajuste de la fórmula del sistema de pensiones, fue debatida en la Cámara Baja hasta primera hora de la mañana, después de que el pleno parlamentario fijado para su aprobación se alargara en exceso por los disturbios producidos fuera y dentro del Congreso.